_DerechosDestacadas

Parto respetado en pandemia: denuncian su incumplimiento

La Asociación Doulas Santa Fe afirma que no se están respetando en la ciudad las leyes sobre parto respetado en el marco de la pandemia. A lo ya verificado en el ámbito público se suman situaciones que vulneran la normativa en instituciones privadas. El reclamo se elevó al Observatorio de Violencia Obstétrica.

En el contexto de pandemia y aislamiento social, integrantes de la Asociación Doulas Santa Fe repudiaron públicamente la aparición de normativas internas de instituciones privadas que vulneran los principios del parto respetado. “Se están incumpliendo las leyes que velan por los derechos de las personas gestantes y bebés”, expresaron a Periódicas. La denuncia llegó al Observatorio de Violencia Obstétrica.

Un reconocido sanatorio de la ciudad dio a conocer normas de actuación en el ámbito ginecológico obstétrico. Las mismas incluyen la prohibición de acompañantes en partos y cesáreas; la realización obligatoria con costo para la paciente de estudios de Covid 19 y cuarentena a partir de la semana 37 o 14 días antes de la cesárea programada como medida extra de seguridad. “Este accionar va por fuera de las leyes nacionales e internacionales y de las recomendaciones y protocolos para la atención de embarazos, partos y nacimientos”, manifestaron a Periódicas integrantes de Doulas Santa Fe.

Normas de actuación sanatorial. Gentileza Asociación Doulas Santa Fe

 

La ley 25929, dictada en 2004 y reglamentada en 2015, promueve la humanización y respeto de los períodos de embarazo, parto y puerperio. Ello, en consonancia con principios reconocidos a nivel internacional. La normativa, cuya reglamentación provincial data de 2019, prevé entre otros puntos, el acceso a un parto normal dentro de los tiempos de cada cuerpo gestante, el respeto a la intimidad y a la posibilidad de elegir acompañante, la cercanía madre-bebe, información y asesoramiento permanente.

El espíritu de la ley se centra en la idea de la persona gestante y el recién nacido como protagonistas. Su contenido se refuerza con la ley 26485 de 2009 que sanciona todo tipo de violencia contra las mujeres. La violencia obstétrica se encuentra comprendida en ese instrumento legal. Después de conocerse el incumplimiento de la ley de parto respetado en hospitales de la ciudad, la Asociación Doulas de Santa Fe hizo pública la situación de vulneración de derechos que se verifica asimismo en instituciones privadas.

Leer también »  El Hospital Iturraspe no cumple la Ley de Parto Respetado

Las doulas y la defensa del parto respetado

Las doulas son mujeres que ofician como acompañantes y consejeras de personas gestantes. Su marco conceptual de acción está dado por la normativa nacional y las recomendaciones internacionales sobre parto respetado.  Andrea es psicóloga e integrante de la Asociación Doulas Santa Fe. En diálogo con Periódicas, se refirió a la imposición de estudios establecida en la nueva reglamentación interna sanatorial. "Al exigir un hisopado pago aparece una situación de discriminación entre aquellas mujeres que lo pueden y quienes no pueden pagarlo. Además ese hisopado tiene un tiempo de validez por lo cual los médicos obstetras empiezan a recomendar la inducción del parto o directamente la cesárea". La otra alternativa, si el respeto de los tiempos de la persona gestante marca una dilación, supone un nuevo estudio y volver a pagarlo.

Desde su lugar de conocedoras de la temática, hablan de una "catarata de prácticas innecesarias" con todo lo que ello implica. "En general -señaló Andrea- después de una cesárea o parto inducido, muchos bebes necesitan internación en neonatología. Ya hay restricciones en cuanto a la permanencia de las mamás en neo, algo por lo que se pelea mucho, y ahora se ponen aún más trabas y restricciones. Esto dificulta la lactancia y la recuperación de los bebés".

Leer también »  Parir en pandemia: dos historias y muchos miedos

Celina también integra la Asociación Doulas Santa Fe y es quien elevó a nivel personal la denuncia ante el Observatorio de Violencia Obstétrica. A lo largo de la charla con Periódicas, destacó la importancia del acompañamiento en la noción de parto respetado y la gravedad de su prohibición. En relación con el hisopado, subrayó el costo del estudio y el hecho de que deba afrontarlo obligatoriamente la mujer. "El sanatorio lo exige de forma arbitraria. Ni siquiera es posible llevarlo desde una institución pública. Se hace ahí y se paga ahí".

Otra de las exigencias del sanatorio es la cuarentena obligatoria para la mujer a partir de la semana 37 o 14 días antes de la fecha fijada para la cesárea. Celina subrayó la excepcional situación de aislamiento impuesta a la embarazada, cuando la realidad actual de la ciudad es de distancia social. "Las cesáreas con el covid están a la orden del día -afirmó la doula-, Esto no implica mayor seguridad. Una mujer saludable con un bebe saludable no tendría por qué exponerse a intervenciones innecesarias del sistema de salud".

Autora: Priscila Pereyra

Celina explicó la forma en que biológicamente se propicia el parto natural y las condiciones que ayudan u obstaculizan su concreción. "Las mujeres cuando entramos en trabajo de parto necesitamos un lugar cálido, seguro, de intimidad. Desde el punto de vista biológico, lo que dispara las contracciones es una hormona llamada oxitocina, que aparece justamente en esta situación de seguridad y confort. Si yo me expongo a situaciones que en algún punto me hacen sentir en peligro, la hormona que aparece es la adrenalina, que es la opuesta a la oxitocina. Entonces, el parto se frena y aparecen las intervenciones que ponen en riesgo tanto a la mamá como al bebé"

Leer también »  ¿Cómo es gestar en cuarentena?

El planteo de lo ocurrido en Santa Fe fue expuesto por la doula ante el Observatorio de Violencia Obstétrica. La agrupación, asimismo, está en conocimiento de otras denuncias que podrían plantearse ante la Defensoría del Pueblo, impulsadas por personas gestantes. La Asociación Doulas Santa Fe propone apoyar y acompañar esos reclamos.

 

 

X