DestacadasViscerales

La venganza de las "mujeres con sorpresita"

Rodrigo Lussich, en uno de esos tantos programas basura de la televisión argentina, usó la frase mujer con sorpresita, para referirse a una mujer trans. Las respuestas al "incidente" encendieron las redes y el conductor reemplazante pidió unas disculpas bastante tibias a través de su cuenta de Instagram. En el tintero sigue quedando el debate sobre qué comunicación construimos, quiénes comunicamos y cómo se elabora el imaginario social sobre las personas trans.

Autora: Beatrice Murch | CC-BY-SA-4.0

La conductora Lizy Tagliani nos convida una reflexión interesante sobre lo que ya es el nuevo viejo de siempre en la televisión argentina: "¿Cuál sería la sorpresa si debajo de la ropa sólo hay una cantidad limitada a dos posibilidades de genitales? ¿Por qué nos importa a quién decide amar una persona?" publicó en su feed de Instagram en respuesta a la expresión trillada de "mujer con sorpresita" que Rodrigo Lussich usó para referirse a una modelo trans. El caso es que la frase se utilizó para descalificar a la chica en cuestión poniendo en duda la masculinidad de quien sería su novio, porque no solamente es un problema tener "sorpresa" como un huevo Kinder, sino que es más problemático aun que alguien se atreva a amarnos públicamente con sorpresa, manija, regalo y todo. Porque lo gay no quita lo macho, sino preguntémosle a Oscar Gonzáles Oro.

View this post on Instagram

Alguien no importa quien? Porque estoy segura que ni siquiera fue con mala intension... se refirió a una chica trans como una mujer con sorpresa... y automáticamente me vino a la mente la cantidad de bromas que yo hice de mi con ese tema... trava kinder trava con manija etc. Y dije cual seria la sorpresa si debajo de la ropa solo hay una cantidad limitada a 2 posibilidades de genitales? Por qué nos importa a quien decide amar una persona? De mi novio dijeron q es muy lindo que es muy joven que me quiere por la fama y sin embargo yo siento que es amor 💘 nos vimos y nos amamos antes de desnudarnos y este amor va a durar más allá de las formas y de los titulos. Yo amo vivir mi vida con humor pero esto lo escribo por muchas personas a las que les duele tener que vivir pidiendo permiso para buscar la felicidad en el rincón que más le guste, a quien tiene que explicar todo el tiempo que no elige ser de tal o cual forma que le brota por los poros amar de esa manera, que no es rebeldía,que no es en contra de nadie,que su alma, su corazón y todos sus sentidos así se lo piden. Amar sentir y respetar no se puede llevar al tribunal de la justicia y la mirada del otro, pues es algo que nos pertenece a cada uno y es lo mas valioso que tenemos. Cuidemonos siempre.

A post shared by Lizy Tagliani (@lizytagliani) on

Desde Kenny de Michelli en los 90s en la mesa rancia de la gorila de Mirtha y el sillón de la gran boluda argentina que personifica Susana Gimenez, pasando por la fugaz Cris Miró, la lengua karateca de la Vanessa Show, hasta llegar a ver a Flor de la V y Lizy Tagliani conduciendo programas familiares a la hora del almuerzo, las mujeres trans y las travestis, hemos pagado carísimos precios por nuestra exposición pública. Nos han colocado en el lugar de objeto de burla, de la sujeta chiste. Hemos tenido que humillarnos y explicarnos mil veces a destajo hasta dar cuenta de existencias más o menos humanas que una y otra vez vuelven a poner en duda en cualquier programita de morondanga por medio punto de rating más. Ya sea con el sordido monólogo autoreferente de Sofovich, el papel triste de Chiche Gelblung, o la performance repugnante de Lanata, hemos sido una y otra vez descarnadas en televisión abierta para disfrute de la audiencia chata y chota de nuestro país.

Leer también »  Caso Baldomir: ¿contra quién pelea un violador?
Captura del programa Intrusos emitido el 8 de julio de 2020

Pero nunca se vieron venir la venganza

Caro Unrein aparece a la vanguardia de las nuevas experiencias trans, poniendo en palabras lo que es ser una pendeja T y haciendo mierda un imaginario en el cual empezamos a existir cuando adultas y cuando putas. La pueden leer en Pendeja: Diario de una adolescente trans. Camila Sosa Villada se convierte en un hito de la literatura argentina contando con su propia carne las vivencias travas cordobesas en un libro maravilloso. Recomiendo Las Malas. Travesti, una teoría lo suficientemente buena de la enorme Marlene Wayar que teje la teoría travesti latinoamericana y recorre un poco de la emancipación revolucionaria que el horizonte trava propone. De la Susy Shock hay que leerse todo, escucharse todo y llorarse todo, porque es poeta, es cantante y es toda arte. Flor de la V tiene su venganza escribiendo artículos en el suplemento Soy. La historia de Lulu, la niña trans, en las palabras de su mama, Gabriela Mansilla, en los libros Yo nena, yo princesa y Mariposas Libres. Alma Fernández en Destravar el saber, con aportes para una pedagogía travesti. Cumbia, copeteo y lagrimas, el viaje de la Berkins y otras tantas para construir la primera base de datos fieles sobre los tristes números de la realidad trans. La Roy, de Flor Guimaraes.

Pero eso no es todo. Combatimos todos los frentes, no solo los literarios. Valeria Licciardi se pone a escribir en el medio feminista LatFem y se para de mano para comunicar la agenda pendiente en la web. La periodista Alejandra Malem rompe el molde en C5N. Y claro, no podemos omitir el hito del año, que es la incorporación de la locutora nacional Diana Zurco a la conducción del noticiero de la TV Pública.

Con esto quiero decir nomas, que van a tener que empezar a cuidarse mas que nunca, porque nuestra venganza ya empezó, y vamos por todo.

Leer también »  El fallo de todas las travas
X