Derechos

Tatengas campeonas: la copa es de las pibas y el fútbol también

En tiempos de lucha dentro del campo de juego las santafesinas no se quisieron quedar atrás. Por primera vez en la historia se jugó la Copa Santa Fe edición femenina y las que visten de rojo y blanco se quedaron con el título. Un gol más contra el patriarcado, pero con la cancha todavía algo embarrada. Los detalles de la gran final.

Foto: Rosario Pagliero.

A Unión no le bastó dar la nota en siete campeonatos de la Liga Santafesina y quiso ir por la gloria provincial. Este domingo disputaron la final de la Copa Santa Fe frente a las canallas, a quienes vencieron con dos goles que hicieron emocionar a las personas presentes en el Estadio 15 de Abril. Rosario Central es un equipo destacado en la Asociación Rosarina que merecido tendrá su lugar en el Fútbol Femenino de Primera División el próximo campeonato. Su directora técnica, Rosana Gómez, es una histórica ex jugadora de la selección que aceptó liderar a las rosarinas a cambio de elevar la competencia. Ambos son equipos sacrificados y en busca de gloria, que jugaron un partido parejo pero del cual se terminaron adueñando las locales en el segundo tiempo.

Foto: Rosario Pagliero.

A los tres minutos del complemento la capitana tatenga Mavi Herman abrió el marcador de cabeza, tras un tiro libre de Paula Mansilla que deslumbra con la pelota parada. A partir de ese momento Unión tomó con calma la pelota sin sufrir el partido y contaba los minutos que faltaban para el festejo desahogado. Terminaron de asegurar la victoria con otro tiro libre más de la siete que, pateando casi desde la mitad de la cancha, mandó a guardar el balón al ángulo. Así las rojas y blancas se proclamaron dueñas de la primera Copa Santa Fe de mujeres.

«Al que no le guste… que se la banque»

Sofía Chemes, goleadora de las tatengas en esta Copa Santa Fe -autora de tres tantos, dos convertidos en la semifinal- le expresó a Periódicas su emoción de pisar el 15 de Abril en la final: «amo a Unión con todo mi corazón y jugar en el estadio con estos colores, para mi es todo». Es de destacar que las jugadoras no suelen tener la posibilidad de entrenar ni jugar en la sede de su club.

Unión campeón fútbol femenino
Foto: Rosario Pagliero.

Chemes también marcó la lucha de las mujeres en el deporte asegurando que es muy importante que les den lugar. «Todas las personas merecemos vivir el fútbol de la misma manera, hombres y mujeres. Espero que los clubes le den la importancia que realmente tiene, para que el fútbol femenino crezca cada vez más. Las mujeres nos estamos poniendo fuertes. Y al que no le guste… ¡que se la banque! Porque vamos a seguir así

Por último, se refirió al colectivo de «Unión Feminista», grupo de socias e hinchas de la institución, que están organizándose para generar espacios de igualdad en el club. «Venimos haciendo las cosas bien. Todas juntas, con esfuerzo y trabajo, vamos a seguir creciendo y tendremos lo que merecemos.»

Por su parte, la capitana del Tate destacó la incorporación de una profesional mujer al cuerpo técnico, como clave de este campeonato: «Este año es distinto, ya que tenemos una nueva profesora que nos ayudó mucho para la unión del grupo, tenemos que agradecerle mucho.» Se trata de Celeste Abba, quien es pilar fundamental del trabajo físico y emocional del equipo.

«Se nota la unión de las 23 adentro y fuera de la cancha, más los profes, tirando siempre para adelante. Somos unas guerreras: vamos a la guerra, con escarbadientes pero vamos», dijo Mavi con toda la esencia de capitana.

También mencionó su sueño y gran desafío por cumplir: «Tenemos que seguir luchando para que el fútbol crezca y, por qué no, algún día jugar en AFA. Vamos por ese sueño. Queremos conocer otras canchas, viajar y jugar como los jugadores varones profesionales lo hacen.»

Feminismo lírico vs patriarcado rústico.

El espacio ganado en esta lucha del fútbol femenino logró que además de jugarse en un estadio de Primera, la final de la Copa sea televisada por 5RTV, el canal de la provincia. La entrada fue libre y gratuita para quienes acudieron para disfrutar del cotejo. En cuanto al equipo de periodistas encargados de la cobertura, un relator hombre, comentarista mujer y periodistas mujeres en campo de juego.

Para no dejar pasar: a los 19 minutos del segundo tiempo, una de las rosarinas se lesionó gravemente, dislocándose el hombro. Mientras la referí pedía a los gritos con urgencia la camilla desde afuera se miraban. Así fue como el utilero del club ingresó al campo de juego con una camilla, colocaron a la jugadora lesionada allí y jugadoras de ambos clubes la retiraron de la cancha. El personal médico no fue contemplado por los organizadores del certamen para un cotejo tan importante como la final de una copa. Y la camilla fue levantada por las mujeres, acostumbradas a redoblar redoblan su esfuerzo ante las inequidades y adversidades.

Imágenes de la transmisión televisiva.

Premiaciones en manos de varones

Autoridades del gobierno de la Provincia, el presidente del Club Unión, el presidente de la Federación Santafesina de Fútbol y el presidente de la Liga Santafesina fueron quienes ante las cámaras protagonizaron la entrega. Ninguna dirigenta ni autoridad mujer fue parte de la premiación. 

Unión de Sunchales, último equipo ganador de la Copa Santa Fe masculina. Premio: $1.400.000. Foto: El Litoral.
Unión campeón fútboll femenino
Las tatengas junto a la copa y el premio: $80.000. Foto: Rosario Pagliero.

En una publicación que circuló por redes sociales comparando las fotos de la premiación de la copa Santa Fe de varones y mujeres se observa la diferencia abismal entre los premios: 1.400.000 los primeros, 80.000 las segundas (monto que no alcanza ni el cheque menor en la competencia de varones). Las jugadoras también entrenan, dedican tiempo y trabajan en el deporte, al igual que los hombres. Hay una gran diferencia: los planteles masculinos profesionales no ganaron ningún torneo en el último tiempo. ¿Las pibas? Siete títulos del torneo de la ciudad y ahora una copa provincial.