DerechosViolencia machista

Intimidan a conductoras de taxis y remises para boicotear su app

Las trabajadoras unidas en torno a la aplicación She Conductora, que facilita el acceso a taxis y remises conducidos por mujeres, denuncian que fueron desvinculadas de Sociedad Radio Taxi para intimidarlas. La aplicación volvió a Santa Fe luego del violento asalto sufrido por una de ellas en enero.

La aplicación She Conductoras es de descarga gratuita. Foto: Titi Nicola | CC-BY-SA-4.0

Un grupo de conductoras de taxis y remises que trabaja a través de la aplicación móvil She Conductora denuncian que están siendo intimidadas para abandonarla. La empresa Sociedad Radio Taxi dejó fuera de frecuencia a dos de sus conductoras: Georgina Ortiz y Patricia Sánchez.

«Claramente es una forma de amedrentamiento para que dejemos de utilizar la aplicación, pero esta vez decidimos seguir adelante», explica Georgina.

She Conductora es una aplicación gratuita que acerca conductoras de taxis y remises (que ya se encuentran trabajando en regla para diferentes empresas) a pasajeras y pasajeros. «Desde Sociedad Radio Taxi están en contra porque piensan que les robamos viajes o que hacemos discriminación contra el hombre», afirma la chofer. «Buscan excusas, primero nos pidieron decidir entre esta aplicación o la de ellos, decidimos seguir con She Conductoras. Nos daban cada vez menos viajes hasta que ahora se nos desafectó de la empresa. Nos dejaron sin sistema, no recibimos viajes ni tenemos con quien comunicarnos si nos pasa algo en la calle», relató a Periódicas.

Las choferes afirman que la decisión fue tomada en una asamblea a la cual sospechosamente no fueron invitados los titulares de los taxis que ellas manejan. «Además la decisión fue comunicada de forma telefónica, lo cual es sumamente informal», agregaron.

Intimidaciones van, intimidaciones vienen

«Queremos intentar que se nos vuelva a incluir en la empresa porque no estamos haciendo nada ilegal. Ya pagamos el servicio de la radio que utilizábamos en Sociedad Radio Taxi así que fue una decisión completamente injusta y arbitraria. No tenemos problemas con ninguna de las otras empresas de taxis o remises», explicó Ortiz.

«Además de esto recibimos un correo electrónico a la casilla personal de una de nosotras, solicitando desde la Municipalidad de Santa Fe los datos de todas las choferes que pertenecemos a She Conductora, lo cual nos parece completamente irregular y tememos que sea a los fines de intimación o también, por que no, seguir desafectándonos de nuestras empresas», relató con preocupación.

Viejas costumbres

«Esto no es la primera vez que pasa», explica María Eva Juncos, taxista creadora de la aplicación. La herramienta nació en 2016 en Rosario y allí cuenta con más de 30.000 pasajeros. Pero a la hora de expandirse a otras ciudades como Mendoza, Córdoba o Santa Fe siempre se encontró con la resistencia de los choferes hombres. En 2017 llegó a nuestra ciudad por el pedido de las conductoras. En ese momento sobrevivió 11 meses a intimidaciones constantes: «las amenazaban o las dejaban sin pasajes. Las chicas tenían miedo y tuve que levantarla», explico Juncos.

Fue luego del violento robo que sufrió Georgina Ortiz (una de las desvinculadas) en enero de este año, que las conductoras volvieron a intentar la implementación de esta herramienta. «Georgina terminó golpeada e internada y me sentí responsable de que no haya tenido esa posibilidad«, asegura la fundadora.

«Después de haber hablado con mucha gente estoy en condiciones de decir que Santa Fe es un feudo para el transporte por taxis o remises. Otras iniciativas como los paneles antivandálicos o el cobro a través de dispositivos que no sean el efectivo también han fracasado. Eso no es casualidad: la combinación entre estas mafias y el patriarcado es clara«, asevera Eva.

Una apuesta por la organización entre mujeres

En la actualidad la aplicación cuenta con unas 20 choferes de taxis y remises que están dispuestas a seguir adelante. «Es amigable con el medio ambiente, gratuita, independiza a la conductora, resuelve una problemática de inseguridad», manifiesta Juncos. She conductora propicia un intercambio de información entre las partes que sirve como medida de seguridad. Con la asignación del viaje se cuenta con nombres y apellidos mutuos, foto, datos del vehículo, la distancia en la que se encuentra y la posibilidad de comunicarse por mensajería WhatsApp.

«La aplicación nos brinda mucha seguridad y está funcionando muy bien», sostiene Georgina.

El éxito de esta herramienta en Rosario se debió en gran medida a la obligatoriedad que se le impone a las empresas de contar con un 30 por ciento de conductoras mujeres. Pese a algunos proyectos legislativos, en Santa Fe aún no se han concretado iniciativas similares, que favorecerían la inserción de mujeres en este oficio tradicionalmente ocupado por hombres.