-DestacadasViolencia machista

Femicidio de Gisela Bustamante: vulnerabilidad y machismo extremo

ni una menos femicidios
La joven fue asesinada en febrero de 2016 por C. M. S., en el predio de la ex Estación Mitre. Meses después, el acusado cometió además un intento de femicidio, hecho por el que también está imputado. Además, explotó sexualmente a una tercera víctima. Estuvo varios años prófugo hasta que fue detenido en Buenos Aires, en agosto de 2021. La Fiscalía pedirá que se lo condene a prisión perpetua.

Autora: Titi Nicola | CC-BY-SA-4.0

A fines de julio se llevó a cabo en los Tribunales de la ciudad de Santa Fe la audiencia preliminar en la causa que se investiga a C.M.S. por el femicidio de Gisela Bustamante, la tentativa de femicidio de otra mujer y el abuso y explotación sexual de una tercera víctima. La Unidad Fiscal Especial de Violencia de Género, Familiar y Sexual (GEFAS) de la Fiscalía Regional 1 adelantó que solicitará prisión perpetua para el acusado.

En la audiencia, presidida por el juez Leandro Lazzarini, los representantes del Ministerio Público de la Acusación (MPA) indicaron que “hay elementos suficientes para que el acusado sea condenado” y añadieron que “la prisión perpetua solicitada se ajusta a la entidad de los hechos ilícitos que se le atribuyen al acusado y al marco de violencia de género en el que sostenemos que se produjeron”.

Tres ataques con víctimas mujeres

El primer delito que se le imputó a C.M.S. (que actualmente tiene 49 años) es el femicidio de Gisela Bustamante, el cual fue cometido entre las últimas horas del viernes 5 de febrero de 2016 y la madrugada del día siguiente. La joven tenía 29 años y había llegado a Santa Fe tiempo antes, proveniente de Presidente Roca, un pueblo cercano a Rafaela. Sola y sin recursos, comenzó a ejercer la prostitución para poder procurarse el sustento diario.

“La víctima acordó una práctica sexual con el acusado en inmediaciones de la Avenida General López y San José”, se precisó ante el juez. En esas circunstancias, "el acusado le apretó el cuello a la mujer y la golpeó en reiteradas oportunidades hasta matarla", según precisó la Fiscalía en su exposición. Luego, abandonó el cuerpo en el predio de la ex Estación Mitre.

Leer también »  Sin plata y sin techo no hay ni una menos

De acuerdo con lo señalado por el MPA, el segundo ilícito fue cometido cinco meses después en un lugar cercano. Fue alrededor de las 22 del miércoles 20 de julio de 2016 en un galpón ubicado en Avenida Freyre, a metros de 3 de Febrero. “En este caso también consensuó una práctica sexual con la víctima –que en ese momento era menor de edad–, la hizo desvestir, le entregó 100 pesos y luego la golpeó en la cara y la comenzó a asfixiar”, sostuvo la Fiscalía.

La mujer sobrevivió gracias a que un vecino escuchó gritos y llamó a la policía. Cuando el femicida percibió la inminente llegada del patrullero, se dio a la fuga. Por este hecho, C.M.S. fue acusado formalmente por el delito de tentativa de femicidio.

Leer también »  ¿Qué es un femicidio?

En relación al tercer hecho atribuido, la Fiscalía explicó que “la víctima era la pareja del hombre acusado, y él la obligaba a intercambiar sexo por dinero en Avenida Freyre y Amenábar”. Asimismo, se afirmó que “le indicaba qué ropa debía usar, la vigilaba mientras ella estaba en la calle y le decía cuánto debía cobrar”.

“La mujer realizaba todo lo que el acusado le decía porque tenía miedo”, se remarcó en la audiencia ante el juez y se sostuvo que “ese temor era porque en la convivencia, él la agredía física y sexualmente, maltrataba a sus hijos y la amenazaba con matarla”. Por último, la Fiscalía sostuvo que “luego de que ella realizaba las prácticas sexuales, el acusado se apropiaba del dinero de ella”. En relación a esto, se le atribuyó la autoría del delito de promoción de la prostitución ajena agravada y explotación de la prostitución ajena agravada.

Leer también »  Sobrevivir al femicida, sobrevivir al Estado

Juicio oral y público, el próximo paso

En la audiencia preliminar que se llevó a cabo, tanto la Fiscalía como la Defensa presentaron ante el juez Lazzarini las pruebas recolectadas durante la etapa de investigación. Ahora, el magistrado deberá considerar si están dadas las condiciones para que se desarrolle un debate oral y público. En el caso de que así lo entienda, deberá disponer lo que se denomina el auto de apertura a juicio para que la Oficina de Gestión Judicial (OGJ) programe una fecha de inicio del juicio.

Leer también »  Punto Seguro: un mapa para encontrarnos y acompañarnos