DestacadasViolencia machista

"Nadie acompañó a Vanesa Castillo"

Ayer comenzó el juicio por el femicidio de la docente ocurrido en 2018. En los alegatos de apertura del juicio, la fiscalía y la querella pidieron perpetua para Juan Ramón Cano, el único imputado. También denunciaron la falta de acompañamiento por parte del Ministerio de Educación a ella y otros docentes comprometidos en asistir a niños y niñas.

Autora: Gise Curioni

El lunes por la mañana comenzó el juicio oral y público por el femicidio de Vanesa Castillo cometido en 2018 en Alto Verde. Las fiscales Cristina Ferraro y Bárbara Ilera solicitaron la pena de prisión perpetua para el acusado, Juan Ramón Cano de 33 años, por la autoría de los delitos de homicidio calificado por ser con alevosía y ensañamiento, y por mediar violencia de género, es decir femicidio, amenazas calificadas, agresión con toda arma y atentado a la autoridad. También se lo juzga por los delitos de amenazas, atentado a la autoridad y agresión. Todos los delitos fueron atribuidos en concurso real.

El tribunal que tuvo a su cargo el debate estuvo integrado por los jueces Rosana Carrara (presidente), José Luis García Troiano y Leandro Lazzarini.

En los alegatos de aperturara, Ferraro detalló que el asesinato de la maestra fue "cometido con alevosía, con ensañamiento, y que se enmarca en un contexto de violencia de género todo lo cual podremos demostrar a lo largo de este debate. Demostraremos que Cano cometió en contra de Vanesa Castillo un femicidio denominado no íntimo, ya que aún cuando no existía un vínculo previo entre ellos, Cano se aprovechó de una víctima mujer vulnerable abusando de su pretendida superioridad basada en una relación desigual de poder que toma sus bases en esta sociedad patriarcal. Vanesa y su condición de mujer fueron por Juan Ramón Cano seleccionadas, aprovechadas y vulneradas al extremo de ser anulada su existencia."

Leer también »  El juicio por el femicidio de Vanesa Castillo será televisado

Por su parte, la madre y la hermana de Castillo, en representación de la hija menor de edad de la víctima, se constituyeron como querellantes. Ambas estuvieron representadas por la abogada Carolina Walker Torres.

Walker coincidió con el pedido de prisión perpetua de la fiscalía pero realizó críticas a la investigación del caso y pidió una ampliación de la imputación asegurando que detrás del femicidio de Vanesa hay otra historia. "El 5 de marzo en la audiencia preliminar ocurre algo que realmente nosotros no esperábamos, si bien lo sabemos y lo veníamos sosteniendo desde el primer día, desde el día uno, desde el 15 de febrero de 2018. Cano dice a viva voz que él no se quería comer la perpetua solo, porque a él lo habían mandado a sicariar a la maestra. Lo cuenta él. Y yo la escuchaba muy atentamente a la señora presidenta cuando le explicaba a Cano que él tenía derecho a ser oído, pero a Cano no se lo escuchó. Nosotros en ese mismo momento solicitamos una ampliación de la imputación, para que se lo impute también por homicidio calificado por promesa remuneratoria. No se lo hizo (...) La verdad que nos interesa muchísimo conocer esa historia porque es lo que venimos sosteniendo desde el 15 de febrero."

"Ese mismo día a las 18 me llamó Silvia Castillo, hermana de Vanesa. Acompañé desde un primer momento a la familia y en la misma comisaría se la estaba interrogando a Silvia justamente en ese sentido, preguntándole si Vanesa había hecho alguna denuncia, si ella conocía a Cano, si alguna vez había sido amenazada", explicó Walker.

"La verdad que respeto muchísimo a las dos fiscales que están acá porque han escuchado siempre a esta querella e incluso han tomado declaraciones que venían solicitando desde ese 15 de febrero y que nunca el fiscal que estaba a cargo en la causa las tomó pero sí las han tomado ellas." Sobre los tiempos de la investigación Walker agregó que: "En un femicidio, toda la prueba que no se produce en los primeros momentos de la investigación después se pierde. Nadie va a guardar el mensaje mandando a matar a alguien en el cajón para que tres meses después cuando se hizo el primer allanamiento lo encuentren. Mucho menos dos años después, cuando comenzaron las doctoras que están aquí presentes. Cuatro meses pasaron para que un fiscal pise el lugar del hecho."

Además señaló que el fiscal que en su momento tenía la causa no fue a la escena del crimen a realizar la inspección ocular y que de su parte recibieron maltrato. "¿Qué hizo la fiscalía cuando le pedimos que escuchen los audios con la voz de Vanesa? Diciendo que ella había acompañado a una niña víctima de abuso sexual infantil, que la había acompañado sola porque nadie del Ministerio de Educación la había asistido en ese acompañamiento. Era la voz de Vanesa, le pedimos al fiscal que la escuche. Si llamó a esas docentes, qué declararon. Y en ese momento, lo quiero decir porque la verdad el maltrato que hemos sufrido ha sido muy importante, el mismo fiscal regional nos advirtió que no hablemos, que nos iban a denunciar al Colegio de Abogados si hablábamos".

"Y eso fue lo que le pasó a Vanesa. Ella acompañó de manera comprometida, cumpliendo su función docente como dispone el decreto 2288, inició un protocolo, acompañó a una niña, declaró en fiscalía como testigo y dos meses después terminó muerta. (...) El Estado no protege a los docentes, ni a los asistentes sociales, ni a los médicos que acompañan a niños y niñas que son víctimas de vulneraciones de derechos".

Por parte de la defensa, reclamaron que las pruebas sean revisadas y rechazaron la calificación de violencia de género. Dijeron también que Cano está enfermo, que es una persona que sufre adicciones desde la niñez, que tiene una debilidad mental moderada con un trastorno de impulsos, inestabilidad emocional y desviaciones delirantes. "Todo este cuadro tendrá relevancia al momento de acreditar culpabilidad en su conducta". Además, el abogado defensor público de Cano, Javier Casco, dijo que "deberá comprobarse sin margen posible para la duda si puede reprocharse el acto al autor, si puede ponerse pena y hasta qué medida, según el grado de reproche".

Autora: Carolina Tarre | CC-BY-SA-4.0

Los hechos

El femicidio de Vanesa Castillo fue cometido en horas del mediodía del jueves 15 de febrero de 2018 en inmediaciones de la escuela Victoriano Montes, ubicada en la Manzana 7 de Alto Verde. Cano interceptó a la docente cuando salía de la institución educativa en la que trabajaba, con la excusa de venderle calzado.

La docente rechazó la oferta, se acercó a su motocicleta y Cano le pidió que lo llevara hasta una cancha de fútbol cercana. Luego de que la Vanesa se negara y mientras se subía a su motocicleta para volver a su casa, Cano se abalanzó sobre ella, subió a la parte trasera del vehículo y le asestó numerosas puñaladas con un arma blanca en distintas partes del cuerpo.

Después de haber cometido el femicidio, Cano amenazó con un arma blanca a dos hombres que habían presenciado lo ocurrido e intentó lesionar a uno de ellos, con el fin de huir del lugar de los hechos. Fue detenido en su domicilio luego de estar atrincherado varias horas.

Qué sigue

El martes y el miércoles se reanudarán las declaraciones y está previsto que el viernes 18 se septiembre a las 8.30 se realicen los alegatos de clausura de las partes. Por último, la lectura de la sentencia fue programada para el lunes 21 de septiembre a las 11.

X