ActivismosDestacadas

Para leer: Futuras Ciudades Feministas

En octubre se presentó oficialmente en Santa Fe el libro Futuras Ciudades Feministas. Con una escritura colaborativa mas la experiencia de una militancia territorial, la publicación hace preguntas, interpela y elabora propuestas.

Más de 50 mujeres participaron en la realización del libro Futuras Ciudades Feministas. De manera colaborativa, a través de prosa, poesía, ilustración, edición y diseño dieron forma a una obra que cuestiona, analiza y propone. La experiencia militante a través de Ciudad Futura brinda un marco concreto de acciones posibles en estos tiempos de replanteos y cambios.

Autora: Ma.Julia Porta

Futuras Ciudades Feministas se estructura en tres capítulos. A cada uno de ellos les corresponde una pregunta a la que le siguen entre cinco y seis subtítulos cuyo contenido aborda análisis, experiencias y acciones a concretar.

Cambiar las lógicas de poder

El capítulo 1, titulado ‘Hacer ciudad feminizando la política’ plantea la pregunta ¿cómo cambiaría la ciudad si transformáramos el poder? La organización tradicional de la metrópolis es cuestionada y replanteada. Aparecen conceptos propios del movimiento feminista de deseable aplicación en nuevas estructuras, tales como las decisiones asamblearias y la horizontalidad.

Desde la realidad histórica de “siglos de exclusión de las mujeres de la esfera pública” las autoras proponen un camino de cambio hacia una nueva forma de acción. “Entonces hacer política desde nosotras se trata de volver al trabajo colectivo y creativo, sin patrones, sin reproducción de los modelos de orden jerárquicos y autoritarios”.

Territorio y disfrute

El segundo capítulo se titula ‘Hacer Ciudad desde los territorios’ con la pregunta ¿cómo cambiaría el ritmo de la ciudad si socializáramos los cuidados? a modo disparadora. Como es habitual en la mirada feminista, se cuestiona todo. La ciudad, la escuela, los roles, la vinculación de lo urbano convencional, el capitalismo y sus lógicas. “Durante décadas las ciudades fueron pensadas por técnicos varones que han planificado desde y para un sujeto privilegiado, centrándose en las tareas productivas y remuneradas, tradicionalmente vinculado a lo masculino, mientras que las tareas reproductivas, asignadas históricamente a las mujeres, han permanecido invisibles”

Un nuevo urbanismo basado en acuerdos, en el cuidado entre nosotras, en la relación escuela-barrio son ideas que se desarrollan con el objetivo de marcar transformaciones. “Feminizar la política es feminizar la salud” señala un subtítulo en donde, entre otros puntos, se propone una red de cuidadores y saberes compartidos.

En el capítulo 3: ‘Hacer ciudad desde el disfrute’, la pregunta que impulsa al texto es ¿cómo cambiaría la ciudad si diéramos lugar al deseo? Desde una sociedad que además de capitalista y patriarcal es adultocéntrica, las autoras afirman que las transformaciones deben incluir a las infancias. El segmento trata el tema ESI y su necesaria aplicación. Reivindica la libertad, el deseo y la búsqueda de un andar sin miedos. Para ello la experiencia feminista es fuente de respuestas. “Si algo nos enseña este movimiento es el poder que tenemos cuando nos juntamos y la autoestima y la confianza que generamos con nosotras y entre nosotras”.

Imagen de la cuenta en facebook de Ciudad Futura

El libro Futuras Ciudades Feministas puede adquirirse escribiendo aquí

X