ActivismosDerechosDestacadas

El orgullo nos pertenece, las calles también

Este domingo se realizó la Marcha del Orgullo 2019 en Santa Fe. Una larga fila multicolor llegó hasta Plaza 25 de Mayo para celebrar logros obtenidos y seguir reclamando derechos.

Autora: Gisela Curioni

A lo largo de la historia, las calles se convirtieron en un espacio de disputa, de resistencia, de acción colectiva y transformadora de la realidad y, este domingo, también de fiesta. "¡La calle es nuestra compañeres!", fue el grito que se escuchó sobre el final del acto oficial de la Marcha del Orgullo 2019. Y ese grito alegre, esperanzador, cargado de conquistas y reclamos dio paso a que tiemblen los parlantes y se siga con el baile.

Pero todo eso fue el cierre de una jornada que comenzó horas antes, en una siesta calurosa de verano anticipado en Santa Fe. A eso de las 16, la Plaza San Martín comenzó a llenarse, de a poquito pero no tímidamente. El glitter, los brillos, los volados y las alas de mariposa se mezclaban entre los bancos y la arboleda de manera simbiótica. Todo era parte de un todo. El par de camionetas con la música de Gloria Trevi, Britney, las Spice, Rosalía y más, calentaban motores para acompañar las cuadras que separaban a la multitud de la Plaza 25 de Mayo.

Leer también »  #SoyYo: un relato colectivo de la Marcha del Orgullo

Antes de partir, la explanada del Ministerio de Seguridad fue el escenario para una breve intervención en la que se recordó el abuso por parte de la fuerza policial hacia mujeres, trans y disidencias; además, se exigió el cese de la violencia y la reparación histórica para el colectivo. “Olé, olé, olá, lo dijo Lohana y Sacayán al calabozo no volvemos nunca más”, fue la canción que acompañó el reclamo.

Autora: Gisela Curioni

Entonces la marea multicolor comenzó a avanzar hacia calle Urquiza para caminar a pura música, baile y canto: Llegó a General López y de ahí fueron apenas unos minutos los que bastaron para arribar al destino final. Allí, esperaba un escenario armado y a sus orillas se podía ver a quienes serían los oradores releyendo el documento del acto de este año que incluyó una serie de puntos claros y conmovedores.

Entre éstos, el elegido para la bienvenida fue reconocer la conquista de un derecho, resultado de una lucha incansable: la Ley de Cupo Laboral Trans en la provincia. “Esta es una ley que como pocas cambia profundamente la vida de compañeros, compañeras y compañeres. La exclusión laboral es un problema que ataca profundamente a las personas trans. Y sabemos que el acceso al empleo formal es la puerta de entrada a otros derechos, como la vivienda digna, la jubilación, y una salud integral. Este movimiento LGBTIQ+ santafesino ya conquistó el cupo laboral trans municipal. A pesar de que falta estabilidad laboral y salarios dignos, y así lo vamos a seguir denunciando, el cupo laboral es un piso del que no vamos a retroceder”, se leyó entre aplausos cargados de alegría.

Leer también »  El Cupo Laboral Trans es ley en Santa Fe

Continuando con los puntos citados, se exigió que se terminen los transfemicidios, travesticidios y crímenes de odio porque “desde el día en que nacemos sufrimos violencia (...) Más años cumplíamos y parecía que la violencia era más fuerte y más dispuesta a derrumbarnos (...) Porque es un genocidio lo que el Estado ha hecho con nosotres. No se nos mata solamente cuando se nos clava la puñalada. Sino que cada niño trans, cada niña trava echada de su casa, echada de la escuela, echada del hospital, representa un genocidio lento y silencioso, pero implacable”, sentenciaron.

Otro de los ejes del documento fue la ley de Educación Sexual Integral (ESI), ya que “la educación es un derecho, vivir nuestras sexualidades de forma libre, con amor y el respeto a nuestras identidades, es indispensable para construir una sociedad más justa e igualitaria”, indicaron. Luego agregaron: “La educación sexual integral, con perspectiva de género y sexualidad, que promueva las infancias y adolescencias libres, es urgente para nuestro colectivo. Nosotros decimos: sí a las disidencias, si a la pluralidad y si a la libertad!”.

Leer también »  ¿ESI? ¡Sí, quiero!

No a la ideología de odio. "Teniendo en cuenta la avanzada de grupos ultraconservadores en Latinoamérica conservadores que, bajo el lema 'Con mis hijos no te metas', impulsan una fuerte campaña de desinformación, odio y miedo que tiene por objetivo restringir nuestros avances en materia de sexualidad, igualdad de género y derechos humanos, que hemos conquistado tras décadas de lucha”.

También se exigió “que la salud vuelva a tener su Ministerio. Nueva ley de VIH, ITS y hepatitis” y que cesen las faltantes en hormonización y cirugías de reasignación.

Aborto Legal Seguro y Gratuito: “Es una consigna que también levantan las personas LGTBI, el derecho al aborto también le es negado a los hombres trans o cuerpos gestantes que no se identifiquen con una identidad binaria".

Autora: Gisela Curioni

"Macri ya fue. Neoliberalismo nunca más. El gobierno perdió las elecciones y se va a su casa, después de cuatro años de gestionar de espaldas al pueblo. Y en particular, de espalda al pueblo de lesbianas, maricas, bisexuales, travestis, trans y no binaries. Como ya sabemos, a nosotres la crisis, el recorte y el ajuste, nos afecta por partida doble”.

Basta de violencia institucional hacia las disidencias sexuales. No a la criminalización de la protesta social. Libertad a lxs presxs políticxs: "La violencia institucional que sufrimos constantemente las disidencias en muchos espacios públicos recrudeció el odio y la discriminación. Exigimos la absolución de Higui, acusada injustamente por defenderse, y de Mariana Gómez, violentada por haber besado a su pareja. ¡Por un país sin violencia institucional ni religiosa! ¡Basta de crímenes de odio!”. Además, se pidió por la absolución de Daniel Ruiz y la libertad a Milagro Sala.

Estado laico: separación de la Iglesia y el Estado. No a la ley de libertad religiosa: El repudio fue hacia “la avanzada de los fundamentalismos religiosos en toda la región” y la exigencia de un Estado laico, en el que “estos grupos no incidan con sus doctrinas arcaicas y retrógradas en el goce pleno de nuestros derechos”. Además, la rotunda negativa al proyecto de ley de libertad religiosa, “que daría vía libre a la objeción de conciencia en el ámbito público, que busca seguir manteniendo privilegios para las instituciones religiosas. ¡Basta de subsidios a todas las instituciones religiosas!”.

Basta de invisibilizar a las identidades bisexuales: “En un mundo diseñado dentro de lógicas binaristas y heteropatriarcales, donde nos han enseñado a internalizar roles de género inamovibles, la bisexualidad es una realidad doblemente discriminada dentro y fuera del colectivo (...) Queremos vivir, desear y disfrutar nuestra bisexualidad sin justificaciones ni explicaciones, sin ser cuestionades ni señalades. ¡No estamos confundides, ni es una fase!”.

Respeto y reconocimiento a las identidades no binarias: “Somos y no pedimos permiso. Como Asamblea No Binarie nos reconocemos fuera del sistema binario que oprime e invisibiliza nuestras identidades, irrumpiendo en nuestra corporalidad trans, quieren amoldarnos a una hetero-cis-normalidad a la que no queremos pertenecer. Por esto, exigimos: empatía con nuestra lucha por parte del colectivo Disidente y feminista. Reconocimiento de nuestra identidad por parte del RENAPER Queremos un DNI que nos represente”.

Basta de gordofobia y estereotipos corporales que impone el heteropatriarcado: Un hecho a destacar fue que Gordes Públiques marchó por primera vez como organización. En ese sentido, afirmaron que la gordofobia se manifiesta de muchas maneras y que se constituyeron como colectivo “para hacer oír nuestra voz. Para que la gordura deje de ser sinónimo de ocultamiento, de anonimato. Para ocupar y apropiarnos de una vez por todas, del espacio público (...) Todos los cuerpos son hermosos, todos los cuerpos son válidos, todos los cuerpos tienen derecho a la salud y al trato digno en sus propios términos. Existimos, deseamos y resistimos”.

Autora: Gisela Curioni

Por último, se planteó la necesidad de mayor inversión estatal en políticas LGBT. Es por eso que, en pleno proceso de transición en el gobierno provincial se exigió: "Inversión de presupuesto real para resolver los problemas de la población LGBT, profundización del programa de inclusión integral para travestis, transexuales y transgéneros; reconocimiento y apoyo financiero para las organizaciones sociales de la disidencia sexual, sin condicionamientos políticos; estabilidad laboral para las personas que allí trabajen; y sostenimiento y ampliación de los espacios de gestión dedicados a problemáticas LGBT, con la participación de personas LGBT".

El final de la lectura trajo las palabras de la comandanta de las mariposas: “El amor que nos negaron, es nuestro impulso para cambiar el mundo”. Con esa frase de Lohana Berkins se dio por concluido un nuevo acto de la marcha del orgullo en Santa Fe. La plaza estaba llena de colores, de cuerpos libres, de piel, de brillantina, de banderas. Comenzaron los espectáculos, la música sonó más y más fuerte. Entonces, en ese espacio público que supo no pertenecernos, la fiesta alcanzó su apogeo y las mariposas sólo tuvieron que seguir bailando. Porque el orgullo y las calles ya son nuestras.

 

Cobertura: Gabriela Filereto, Gisela Curioni, 
Caro Robaina, Belén Degrossi, Rut Marega,
Marcela Monserrat y Beba Córdoba.

X