_ActivismosDerechos

"Sí, levantamos paredes, ponemos pisos y revocamos”

En la ciudad de Paraná funciona la Cooperativa de Mujeres Albañiles La Pasionaria, una iniciativa  que construye casas por y para las mujeres.

Judith Báez es la presidenta de la Cooperativa de Mujeres Albañiles de Paraná La Pasionaria. En un diálogo ameno con Periódicas, recordó los inicios de la iniciativa y la forma en que actualmente trabajan. La Cooperativa ya cuenta con 13 mujeres protagonistas de su propia historia.

Facebook: La Pasionaria Construcciones

El sueño de la casa propia y la lucha por la igualdad

“Todo arrancó con el sueño de la casa propia”, comenzó relatando Judith. “Hace dos años mi hermana y yo nos pusimos a aprender el oficio porque nos vimos en la necesidad de poder ser parte real de las tareas de la construcción”.

La presidenta de la cooperativa recuerda que el origen fue trabajando con su padre, quien siendo maestro mayor de obras les enseñó el oficio, para luego formarse en el mismo. Ellas sabían perfectamente que la construcción no sólo era tarea de hombres. “Trabajamos mucho, ya no como ayudantes, sino como las verdaderas protagonistas, generadoras de cambios en paradigmas sociales y culturales, dentro de un sector históricamente ocupado sólo por hombres”, expresa con orgullo Báez.

En esta búsqueda constante de ocupar todos los espacios que históricamente fueron relegados a un único género, un grupo de mujeres organizadas dio rienda suelta para cumplir sus sueños. “Decidimos movilizarnos y generar vínculos con compañeras que venían trabajando en esto o tenían ganas de hacerlo, pero no contaban con el acompañamiento necesario para lograrlo... y así nació La Pasionaria".

"Dividimos los trabajos, tenemos especificidades dentro del grupo: hay arquitectas, maestras mayor de obra, electricistas, sanitaristas, y según lo que se necesite en el trabajo es la profesional que va a la obra”, describe la presidenta de la cooperativa.

Azul Mussi, secretaria de la cooperativa, se sumó a la iniciativa cuando Judith abrió una convocatoria en un grupo cerrado en redes sociales de Feministas Cooperando. "Llegó el proyecto de una cooperativa de mujeres, en ese momento yo estaba haciendo restauración de muebles. Estaba desempleada por lo que empecé a ir a obras con Judith y cuando menos lo noté terminé aprendiendo el oficio", relató Azul. "De a poco sigo aprendiendo. Trabajo de lleno en obras con ella de lunes a viernes. Me encanta la actividad, es muy lindo salirse de la lógica capitalista para empezar a vivir una cultura colectiva. Dejar de vivir el individualismo y trabajar sólo por la paga. El desafío es grande y el trabajo es un montón, pero el proyecto vale la pena para romper con las practicas y las lógicas patriarcales".

Capacitaciones

La Pasionaria fue invitada por la UOCRA para formarse en albañilería tradicional. Comenzaron el curso un total de 23 personas. Entre ellas, un compañero trans, siete compañeras trans, el resto mujeres del colectivo LGTBI y otras de la cooperativa.

La capacitación es un desafío muy importante, sostienen las integrantes de La Pasionaria, porque se trata de  convivir en la teoría y en la práctica. Los trabajos que realiza la cooperativa son particulares, es decir, no para empresas privadas. Esto genera contratiempos, ya que actualmente los empleados de la construcción mantienen una tarjeta magnética donde se registran las obras realizadas. Las cooperativas no entran en este sistema de registro. El día que una compañera se quiera retirar, no contaría con trabajos registrados. Es así que necesitan generar con la UOCRA y el ente regulador un registro para las cooperativas. "El objetivo es expandir el trabajo y que muchas mujeres se animen a ocupar espacios que fueron negados muchos años", expresa Azul.

La representación sindical de las mujeres

Mussi argumenta la necesidad de que los sindicatos respalden el trabajo de las mujeres en cualquier ámbito laboral: "queremos lograr la participación de las mujeres obreras en el sindicato de la construcción. Particularmente Entre Ríos, no tiene Secretaría de Género y tampoco cuenta con Secretaría de Economía Popular, siendo que las mujeres son un 70%  jefas de hogar, por eso no estamos contempladas ni las mujeres ni las disidencias. Luchar por paridad es más que un cupo, tiene que ver con cargas familiares, con las condiciones de trabajo que necesitamos las mujeres que trabajamos fuera del hogar y dejamos hijos o tenemos padres a cargo, entre otras".

"La cooperativa es una solución en épocas donde crece el desempleo y la crisis económica se acrecienta. Nuestra perspectiva, es que las cooperativas sean una oportunidad de trabajo y no sólo una oportunidad frente a la precarización. Que sea una forma de empleo digna, sustentable y rentable, fuera de la lógica de empleo capitalista. Lo vamos a lograr", asegura Azul.

Passiflora

Judith relata que el nombre de la cooperativa fue inspirado en una flor con un poder de curación importante. La pasionaria, también llamada Passiflora, es una planta de rápido crecimiento, cuyos tallos trepan y sus bellas flores viven en forma aérea. Al actuar como sedante y tranquilizante natural, la pasionaria se utiliza mucho en casos de insomnio, contractura muscular, estrés, hiperactividad y nerviosismo. Tal y como la passiflora, las mujeres de La Pasionaria son conscientes de que está en su naturaleza alcanzar lo que deseen lograr, saben bien que el proceso no será fácil pero están confiadas en su enorme potencial.

"Las mujeres, sean de la condición que sean, y en la situación que estén, son seres libres para elegir su destino", supo decretar Dolores Ibárruri, dirigente antifascista española, quien junto a su tropa combatió en la Guerra Civil española.

"Sí, levantamos paredes, ponemos pisos y revocamos”, agregan entre risas.

Palos en la rueda

Entre las adversidades que la Cooperativa “La Pasionaria” tuvo que atravesar, se destaca un robo que sufrió de sus herramientas tiempo atrás: “Entraron a robar en el domicilio donde estábamos trabajando, porque en el lugar todavía no vive nadie, y se llevaron una máquina hormigonera y una amoladora que tienen mucho valor y son muy necesarias”, expresó a un medio local en su momento Judith. Debido a la fuerte que crisis que atraviesa el país reponerse de tales pérdidas no fue nada fácil.

X