Goces

"Ya es miércoles" o cuando lo personal se hace ficción

Tres hermanas y un padre agonizante. 'Ya es miércoles' enlaza lo personal con lo general, la realidad con la ficción. La obra surge de un proceso muy particular que la directora cuenta a Periódicas antes de las dos últimas funciones en Loa Espacio AGM, en 25 de Mayo 1867.

'Ya es miércoles' es un pieza teatral escrita y dirigida por Julieta Guillermina Vigo. Protagonizada por Gabriela Feroglio, Sofía Kreig y María Soledad Almirón, la historia se centra en tres hermanas al cuidado de un padre que agoniza. Reconocida por Escena Santafesina y ganadora de la Fiesta Provincial del Teatro 2019, la obra tendrá sus últimas funciones el 11 y 12 de octubre a las 21.30 en Loa Espacio AGM.

Foto: gentileza de la producción

“La obra no estuvo antes que las actrices -señala la directora- si no que parte del encuentro de ellas conmigo y es un trabajo de ida y vuelta que podríamos llamar dialéctico y que tiene que ver con un modo de hacer teatro”. Esa modalidad, según explica, prioriza la relación espacio y cuerpos sobre el texto mismo en la génesis de la propuesta. "Poner el cuerpo para saber la obra" agrega una de las protagonistas, Sofía Kreig.

Julieta Vigo cuenta que en este tipo de procesos suele partirse de un trabajo con música, lecturas y recuerdos compartidos. Directora y actrices leyeron Chicas Muertas de Selva Almada y Tres hermanas de Chejov. De este último surge el vínculo fraternal, la añoranza y la sensación de que la felicidad reside en otra parte. Del libro de la escritora entrerriana, la fugaz (y pronto dejada de lado) idea de que las protagonistas fueran mujeres que estaban muertas y no lo sabían.

Las tres actrices son mujeres con las que tuve ganas de trabajar. Las conozco desde la licenciatura y el entrenamiento con Gustavo Guirado”. La muerte, descartada para las protagonistas, se trasladó a la figura de ese padre agonizante. “Esto tiene que ver con algo biográfico -relata Vigo-. En ese  momento mi papá estaba enfermo. Fue una manera de sublimar esa situación real”. La directora cuenta que por medio de una técnica “un poco inventada, un poco robada de la escritura” le pidió a las actrices que le dejaran audios en los que hablaran de sus respectivos padres: una virtud, un defecto, un recuerdo, una palabra que los definiera. El hilo entre lo vivido y lo imaginado seguía enlazándose.

Acerca del título, Vigo identifica una cuestión de misticismo. “Yo nací un miércoles, mi papá terminó muriendo un miércoles. La obra se iba a llamar 'Ya es miércoles para Julieta' y después sacamos mi nombre y lo pusimos en otro lugar”. Ella quería actuar en principio y después desistió aunque su nombre quedó en el escenario. El querer y no poder es parte también de la historia. “Y esa idea tan linda de Chejov -agrega- de la felicidad que se va escapando de las manos y se fuga”.

Los recuerdos y anécdotas compartidas entre estas mujeres del teatro santafesino, constitutivas de esa felicidad tan difícil de aprehender, se volvieron ficción. “Una vez que algo está en el escenario pasa a ser otra cosa, no es más esto que te conté sino algo que se representa”. En cuanto a los personajes, Julieta entiende que las diferencias que ellas esgrimen en sus diálogos no puede contra lo que las une. “Es el amor y no la rivalidad lo que termina estando presente y haciendo que la obra viva, sea graciosa y más alegre que melancólica”.

Foto: gentileza de la producción
X