DestacadasGoces

Lobas santafesinas rumbo a la llama olímpica

Mariana Capdeville y Silvia Linari representan a Santa Fe y a nuestro país en los Juegos Parapanamericanos de Lima. Las jugadoras integran el seleccionado femenino de básquet sobre silla de ruedas y van en busca de un lugar para los Paralímpicos de Tokio 2020.

Autora: Titi Nicola | CC-BY-SA-4.0

El 23 de agosto se inauguran los Juegos Parapanamericanos Lima 2019. Como es habitual, una vez finalizadas las competencias convencionales, se da paso a los deportes adaptados. En esta oportunidad, Argentina buscará repetir los logros de Toronto hace cuatro años. Entre los miembros de la delegación nacional, hay dos santafesinas que integran el seleccionado de básquet sobre silla de ruedas.

Hace casi diez años que Mariana Capdeville y Silvia Linari visten la celeste y blanca y ya cuentan con varias participaciones en competencias internacionales, incluso Mundial y Juego Paralímpico. Las deportistas hicieron una pausa en su entrenamiento y, antes del viaje a Perú, charlaron con Periódicas.

Hace una década, el equipo nacional de básquet no convencional lograba contar con un grupo sólido y volver a participar de torneos importantes. Entre el conjunto, estaba Mariana, la más experimentada. "Son casi 10 años y vi varios recambios", cuenta.

Otra piel

"Mi primera competencia internacional fue en Lima y salimos campeonas por un punto contra las locales. Ahora, vuelvo con otra piel", asegura. Las chicas tienen una historia con ese país. También por un punto cayeron y quedaron fuera del mundial en 2013 y por otro punto, le ganaron en Canadá y clasificaron a los Paralímpicos de Río 2016. "Esta es la primera vez que no nos cruzamos con Perú. Por ser anfitrionas, eligieron competir en otro grupo", dice y se ríe.

La preparación en un deporte adaptado es larga, sacrificada y requiere de más apoyo emocional y, principalmente, económico. Respecto de lo netamente deportivo, Mariana explica que vienen siguiendo a los seleccionados con los que les tocará competir. "Las seguimos en redes para ver sus entrenamientos y es notable la desventaja en recursos y posibilidades pero eso no nos desanima", asegura la jugadora.

"Siento que hoy por hoy estamos más parejas. Antes había diferencias en preparaciones y hoy estamos en un nivel parecido. Eso da otra perspectiva y alimenta nuestro objetivo. Vamos por la clasificación, esa es nuestra meta", dice y se endereza aún más en la silla en la que entrena.

Lejos pero no imposible

La mirada de Las Lobas (como se conoce a esta selección) está puesta en los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020. "Es lejos pero no nos es imposible con la historia vivida. Estamos con muchas fuerzas y trabajando lo psíquico. Tenemos la ayuda de una psicólogo deportiva ad honorem que se sumó al equipo", destaca Mariana.

Para ella, el deporte es un ensayo de la vida. "Es mi vida en sí. Me hizo crecer mucho como persona y la selección es mi piel. Siento la identidad que hemos logrado, cómo crecimos, lo que superamos y veo a las chicas nuevas y me llena de orgullo", dice.

Tanto Mariana como Silvia integran el equipo de Liga de la ONG Cilsa. Allí, entrenan y compiten con grupos mixtos. "Es lo que tenemos para foguearnos y lo siento provechoso. Nosotras no contamos con la posibilidad de amistosos contra equipos internacionales femeninos, así que lo único que tenemos es esto", dice resignada Mariana. Silvia habla de la diferencia de jugar con varones. "A veces el rival abusa y se aprovecha de eso. Tienen más fuerza y te vienen con un cachetazo, sin necesidad. A mi, me pone furiosa", dice y se nota la chispa con la que sale a la cancha. "No me molesta, se la devuelvo de otra forma y cuando le hago un gol en la cara, lo disfruto", cuenta con picardía.

"Mariana empezó un torneo antes que yo. Volvió enloquecida y no la entendí hasta que fui a una competencia por primera vez", recuerda Silvia. "La Pop" como le dicen sus amigas no para de remar, no sólo en la cancha, sino también, en las redes sociales. Es una de las jugadoras que constantemente recuerda que el deporte adaptado existe y cuenta cada logro o cada etapa de la Selección. "Sí, yo agito", dice entre risas.

Sin apoyo estatal

Las dos santafesinas reconocen que las cosas no fueron fáciles con la gestión deportiva nacional de los últimos años. La quita de las becas del Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (Enard), quedarse sin centro para entrenar y que los deportes femeninos reciban menos atención que los masculinos, hace que la competencia sea aún más difícil. "En cada concentración, tuvimos que buscar nosotras un lugar, comida y cancha", afirma indignada Mariana.

"Mariana Redi es una jugadora joven que lleva las redes como nadie. Gracias a ella, logramos seguir sin apoyo oficial del Estado", reconoce Silvia. "Estábamos mal porque no teníamos tampoco aportes de la Secretaría de Deportes y pagar los pasajes para entrenar y conseguir lugar, a veces, no nos alcanzaba", recuerda.

Gracias a Redi, apareció en el mapa la Fundación Tendiendo Puentes. Fue esta organización no gubernamental la que se interesó por el equipo y logró que el seleccionado femenino pueda concentrar y entrenar, previo al viaje, en el Club Centenario de Venado Tuerto, en el sur provincial. Mientras tanto, el Estado y las áreas correspondientes hicieron oídos sordos.

No obstante, las jugadoras santafesinas reconocen y destacan que el gobierno provincial les brindó un aporte económico. Esta ayuda, admiten, es fundamental para poder solventar los gastos básicos que demanda una competencia internacional.

Ganarle a todas

Pero las dificultades no opacan la historia. "Estamos mucho mejor. Siempre fuimos una selección joven y ahora todas fuimos creciendo cada vez más y estamos fuertes", dice Silvia. "El deporte es mi vida, casi que no tengo vida social", dice y se ríe. "La Selección me fue llevando de a poco y me atrapó. No siento la presión. Yo les quiero ganar a todas. No me importa en qué lugar del ránking mundial estén", asegura. "Siempre quiero más. Entrenamos mucho y creo que va a salir".

La Selección Argentina de Básquet sobre silla de ruedas (Las Lobas) debuta el 24 de agosto frente a México por el Grupo A. Luego, enfrentarán a Canadá y Colombia. DeporTV  hará una transmisión especial de los Juegos Parapanamericanos 2019. El canal oficial de deportes también seguirá la competencia a través de todas sus plataformas: streaming, Facebook Live, Youtube Live y Periscope.

Grupo A
Sábado 24 – Argentina vs. México, 18.15 (hora argentina) Domingo 25 – Argentina vs. Canadá, 22.45 (hora argentina) Martes 27 – Argentina vs. Colombia, 18.15 (hora argentina)
X