Violencia machista

La violencia de género en cifras

El Observatorio de Violencia hacia las Mujeres difundió los datos de su último sondeo, comprendido entre el 1 de enero y el 30 de mayo de 2019. En la provincia hubo nueve casos de femicidios durante este primer período. El 45% de las mujeres asesinadas tenían entre 18 y 30 años de edad.

En la provincia de Santa Fe durante el año 2018 se registraron 22278 situaciones de violencia. Es decir, más de 60 situaciones de violencia diarias. De ellas, 29 son denuncias policiales, 18 corresponden a la atención médica y 13 tienen que ver con el acceso y orientación de víctimas en situación de violencia, según los totales provisorios del Instituto Provincial de Estadísticas y Censos (IPEC) mediante el Registro Único de Violencia contra la Mujer (RUVIM).

En 2019, el organismo registró un total de nueve femicidios en el período comprendido entre el 1 de enero y al 30 de mayo: un caso es vinculado, cinco ocurrieron en contextos de violencia de género y tres están en proceso de investigación.

Fuente: Observatorio Provincial de Violencias de Género

 

Según el Observatorio de la Violencia contra la Mujer, una de las víctimas era menor de edad; cuatro mujeres tenían entre 19 y 30 años; tres entre 31 a 50 y una tenía más de 50. Cabe destacar que el grupo de edad más afectado por la violencia de género es el que se encuentra entre 18 y 30 años y representa el 45% del total en los registros. Sin embargo, el informe no contempla si las víctimas habían denunciado previamente a su agresor y tampoco muestra información sobre condenados con sentencia firme.

Sobre el Ruvim

El Ruvim es el Registro Único de Violencia contra la Mujer, elaborado por el Instituto Provincial de Estadística y Censos (IPEC), junto a la Subsecretaría de Políticas de Género del Ministerio de Desarrollo Social. Tiene como objetivo centralizar, armonizar y sistematizar la información disponible, con el fin de diseñar indicadores que servirán de base para implementar políticas públicas orientadas a modificar el escenario de la violencia de género en el marco de la Ley Nacional Nº 26.485/2009. Si bien el trabajo es interministerial se busca llegar al detalle más próximo y certero de las situaciones de violencia por las que atraviesan las mujeres y no que sea sólo un detalle cuantitativo. Conocer cuáles son las situaciones de violencia, cómo y dónde se dan, le permite al Estado trabajar en la creación de políticas específicas para la erradicación de la violencia hacia la mujer.

La violencia que persiste 

"El 67 por ciento de las mujeres tenían o habían tenido un vínculo familiar y/o sentimental con el asesino, o al menos lo conocía", detalla el informe en el que se releva el método empleado por los femicidas para cometer el crimen. El uso de armas blancas fue el más empleado, con un 34% de los casos; seguido por asfixia y quemaduras, 22% en cada caso.

Al analizar los datos, si bien los femicidios que se cometieron en la vivienda son los de mayor proporción, los que se perpetraron en el ámbito público crecieron aún más y esto coincide con el aumento generalizado de las muertes por violencia machista. Cabe destacar que de nueve femicidios, tres ocurrieron en zonas descampadas y uno en la vía pública.

Fuente: Observatorio Provincial de Violencias de Género
Fuente: Observatorio Provincial de Violencias de Género

Otro de los hallazgos del estudio refiere que los picos de violencia se perpetraron a la luz del día, precisamente en horas de la mañana.

El trabajo contiene la totalidad de casos relevados de asesinatos a mujeres (niñas, adolescentes y/o adultas) y personas transgénero, perpetradas por hombres por razones asociadas con el género de la víctima, causas "caratuladas como femicidio o por muerte dudosa bajo sospecha de femicidio y, también, incluye los casos de femicidios vinculados", indica el informe.

Cómo se realiza el registro

Periódicas dialogó con Gabriela Sosa, de la Subsecretaría de Políticas de Género de la Provincia, quien manifestó cuál es el análisis que realizaron ante el último registro del Ruvim y qué esperan en cuanto al trabajo colectivo de cada una de las partes que colaboran con la recolección de datos. “Esperamos una modificación en el registro de situaciones. Nosotros releemos las denuncias de las comisarias e identificamos otras violencias que no han sido registradas explícitamente en el relato de las mujeres. Esto implica que aumente el registro y no que nos quedemos con números sólo de denuncias. También aporta una mejora en el trabajo de campo, por ejemplo, plantearnos si necesitamos una capacitación a la hora de la carga del trámite para poder identificar violencias y poder registrarlos por tipologías y modalidad acorde a la ley.  El hecho de que hayamos movilizado las situaciones en redes sociales genera una reproducción en las mujeres para que se animen a hablar. Con el tiempo, esperamos que los registros tengan una información mucho más amplia para poder comparar”, explicó la funcionaria.

Sin embargo, es cierto que por una parte, la mayoría de las agresiones se producen en el ámbito doméstico, en donde no hay en muchas ocasiones testigos que puedan corroborar y por otra, no siempre es fácil para la víctima tomar la decisión de acudir a una comisaría a denunciar cuando el vínculo afectivo es importante y sobretodo si hay hijos en común. "El promedio de situaciones por las que mujeres han pasado violencia es al menos dos. Sabemos que hay muchas situaciones que no fueron registradas porque pasan en un ámbito tan privado como lo es el hogar. El temor de denunciar sigue vigente”, agregó Sosa.

“Es importante que toda aquella mujer que esté atravesando una situación de violencia disponga de un aparato del Estado para poder sentirse contenida. Hay un 70 % que se detecta gracias al sistema de salud, por ejemplo, aquellas que frecuentan un Samco o centro de salud barrial. Está la lectura aguda del especialista que la atiende, ve su historia clínica y lo registra sin dejar detalles al azar. Por eso es tan importante la perspectiva de género en todos los ámbitos y que el RUVIM siga mejorando e incorporando distintas áreas que aporten datos a la hora de recolectar la información que aportan las mujeres”, apuntó la funcionaria.

"Desde que se inició el Ruvim, desde la Subsecretaría de Políticas de Género de la Provincia se reúnen con cada una de las instituciones que procesan los registros, se realizan visitas del IPEC a las cinco regiones de la provincia y se reúnen con cada una de las partes de la mesa Ruvim, con el fin de profundizar los números recibidos", explicó Sosa. 

Red de Casas de Protección y capacitaciones

En ese contexto, entre las medidas que lleva adelante la Subsecretaría de Políticas de Género se contempla la creación de un sistema provincial de Red de Casas de Protección cuando las mujeres no poseen vivienda alternativa para que tanto ellas como sus niños y niñas sean alojados.

Durante el primer cuatrimestre del 2019, fueron 65 mujeres y sus 124 niños y niñas quienes transitaron las 16 casas distribuidas en toda la provincia para ser protegidas por encontrarse en situación de riesgo de vida por violencias machistas.

Por otra parte, Gabriela Sosa expresó la necesidad de que todas las personas que trabajen en el área estatal puedan disponer de herramientas suficientes para abordar las violencias u orientar a una víctima. "Una mujer va a un centro de salud o a un área de la mujer y suele recibir sólo asesoramiento que termina siendo un análisis más bien cualitativo a la par del RUVIM", agregó Sosa 

“No sólo necesitamos capacitar mejor al personal (policía, centros de salud, administrativos estatales) en cuestiones de género sino además la mujer tiene que salir con una respuesta de dónde debe proseguir con la atención.  Estamos intentando que la preocupación por los derechos de las mujeres sea una constante en la agenda política; desde el tratado de leyes hasta la disponibilidad de aumentos en el presupuesto asignado", sostuvo en su relato Sosa.

Redacción: Florencia Torres y Carla Zorzón.

 

X