ActivismosViolencia machista

Relatos de acosos callejeros serán visibles en la ciudad

Se trata de historias recolectadas de manera digital en el Mapa del Acoso y del Abuso del colectivo Santa Fe en Bici. Buscan reflexionar sobre cómo las mujeres transitan los espacios públicos y privados para generar un cambio social y cultural

"Un hombre pasó en moto reiteradas veces mostrándonos sus genitales, yo estaba con mis amigas (también de 13 años de edad). Era una de las primeras situaciones de acoso que vivíamos, nos parecía "un loco". Cuando paso por ahí, aunque fue hace tantos años, esa vereda me sigue trayendo ese recuerdo. Me da mucha bronca de pensarme tan chica y viviendo eso", es uno de los 450 relatos que en pocos meses recolectó el mapa interactivo del acoso y el abuso lanzado el año pasado por el colectivo Santa Fe en Bici.

El objetivo desde un principio fue visibilizar el acoso callejero y el abuso. A través de una herramienta colaborativa buscan conocer y reflexionar el modo en que las mujeres y personas LGBTIpadecen en la cotidianidad la violencia de género en los espacios públicos y privados de la ciudad de Santa Fe y la región. Si bien la iniciativa surge de esta organización, trasciende el ciclismo; apuntan a que cualquiera pueda aportar datos a partir de un registro anónimo invitando a cualquier persona a realizarlo, sin distinción de género ni edades.

La idea nació de dos arquitectas de La Plata (Irene Bilmes y Elisa Deschamps del equipo Mapas de lo Efímero) de acceso libre que propone recolectar casos de acoso y/o abuso en el espacio urbano. Yamila Riego, de Santa Fe en Bici apunta: "El objetivo de MIAA es hacer ver las situaciones que no podemos contar en ningún lado, o que los canales oficiales de denuncia son todavía muy intricados e eficientes para la resolución de estos casos. El hecho de sumar relatos todos los meses va a favor de eso, de seguir visibilizando".

"Ir contabilizando y sumando relatos no es algo que pretendemos, tampoco buscamos llegar a un número. Pero da cuenta de una emergencia que es real, porque todas esas historias son situaciones que han vivido personas de la ciudad y la intención es llamar la atención de aquellos que sí pueden hacer algo", agregó.

Desde la organización describen: "Se trabaja el mapeo como herramienta, registrando los recurrentes relatos sobre el miedo/inseguridad que genera para muchas personas moverse por la ciudad -en bicicleta y otros medios- y ser víctima de alguna forma de violencia (delictiva, vial y/o de género)". Es en este sentido que las violencias hacia mujeres, niñas e identidades disidentes impactan negativamente en su accesibilidad a derechos fundamentales (empleo, recreación, salud, educación).

 

Y sostienen: "Apuntamos a un cambio cultural y de conductas, a dejar de negar que el acoso y el abuso existen. A que la ciudad no sea ajena a estas violencias, que los lugares que recorremos lleven las cicatrices de nuestras vivencias. Hablamos un poco más como habitantes de una ciudad: en cualquier punto donde te pasa algo violento, queda una marca en tu habitar con respecto a ese sitio, uno pasa por ese lugar y ya sabe que la marca de lo que nos pasó va a quedar ahí para siempre".

El lanzamiento de la plataforma digital fue en los primeros días de julio de 2018, hoy se encuentra en una segunda etapa, que es la de llevar las historias contadas al espacio físico dónde se sufrió: "Las intervenciones espaciales que hacemos consisten en pegar una placa que muestra un relato que recolectamos en el mapa virtual. Son relatos reales de cosas que sufrieron personas en la ciudad de Santa Fe, que vienen directo desde la ciudadanía. Cualquiera puede cargarlos, son anónimos y las veces que uno quiera. Por ahora lo hicimos en dos zonas: Bulevar y costanera. La elección fue estratégica porque siempre se promocionan estos lugares como de paseo, distensión, de disfrute, de paisaje bello y la verdad es que nosotras cuando actualizamos mes a mes el mapa vemos que allí hay muchos relatos. Esto no implica que se detecten como zonas peligrosas, sino que se visibilice que en esos lugares donde hay gente que disfruta, también hay quienes la pasan mal, gente violenta que acosa y que abusa. Convivir con violencias no puede para nada propiciar espacios seguros", expresó Riego.

Por su parte, Mariana Salvador de Santa Fe en Bici opinó: "Esta intervención está diciendo que tanto las calles, las veredas, los parques que parecieran ser los más seguros también están dotados de estos hechos de acosos y abusos. Y cuando las calles no son seguras tanto a la percepción de sensación de inseguridad o porque se producen hechos de violencia toda la ciudad, toda la ciudad está siendo insegura. Las calles representan el 80 por ciento del espacio público, por lo tanto hablar de ciudades para las mujeres es hablar de espacios públicos libres de violencias. Además implica un replanteo a las fuerzas de seguridad tradicionales, porque no están pudiendo evitar estos hechos que podrían llegar a evitarse si pensamos en otras formas de control que pueden ser los ojos de las personas que habiten lugares que sientan atractivos y seguros".

Con este mapa, además se busca discutir la forma en que las ciudades están construidas. En este sentido, Riego de Santa Fe en Bici reflexiona sobre la falta de una perspectiva de género en urbanismo actual: "Las ciudades están diseñadas bajo modelos que se llaman androcéntricos enfocadas siempre en que el protagonista del uso del espacio público es un hombre joven adinerado y generalmente motorizado, que deja afuera a un montón de personas que también tenemos derecho a ocupar la calle y que la podemos usar en distintos modos y tiempos. El acoso callejero entra en esas problemáticas que no permiten la libre accesibilidad a todos los espacios por igual".

Las categorías a llenar en el registro pueden ir desde violencia obstétrica hasta violaciones o secuestros pasando por acoso verbal, gestos obscenos, exhibicionismo, persecución, acorralamiento y fotografías o grabaciones no consentidas, entre otras variables.

Al ingresar a la web, se pueden cargar los datos para poder compartir la experiencia y verla plasmada en el mapa digital.

Ingresar a la web

Un aspecto interesante son los conceptos subjetivos sobre lo privado y lo público: "Para poder analizar luego los datos que va arrojando el mapa decidimos hacer una pregunta inicial que era: ¿cómo considera uno el espacio en el que le sucedió el hecho, es un lugar de acceso público o privado? Porque eso también juega en cómo vemos nosotros el usar la ciudad, hasta dónde está limitado nuestro acceso. Y ahí entran por ejemplo situaciones como la de la violencia obstétrica que se puede dar en espacios de cuidado de la salud que dependiendo si es en un hospital o en una clínica el acceso es más público o más privado. Es una manera de ver cómo interpreta el usuario lo que le pasó", apuntó Riego.

Cabe destacar que no se trata de un centro formal de denuncias sino que se trata de compartir los relatos y experiencias personales de manera anónima. "Vemos la necesidad de contar con datos que evidencien la desigual relación entre movilidad, género y uso del espacio urbano. Hoy no conocemos ningún estudio o investigación fehaciente sobre los patrones de viajes en la ciudad de las mujeres por ejemplo y cómo esto afecta o en qué medida a su accesibilidad. Significa que estas situaciones salen del silencio, que empezamos a hablar de un problema que sufrimos a diario, que elegimos contarlo y que tenemos una herramienta anónima que construimos entre todos para visibilizar la violencia machista en el espacio urbano", agregaron desde Santa Fe en Bici.

Texto alternativo
Fotografía: Archivo MIAA Santa Fe

En su amplia mayoría se expresa que frente a la situación de violencia no se realizó una denuncia formal y que la sensación que vivió quien subió el relato fue de vergüenza, indignación, miedo, asco y sentimientos similares. Entre las más graves, hay reportadas cinco violaciones –ninguna denunciada– de las cuales en tres los agresores serían parejas o exparejas de las víctimas, una en un hotel alojamiento, y la última dentro de una escuela pública de la ciudad. Además hay historias sobre contacto físico indebido o no consentido, acoso verbal, insinuación, acorralamiento, insultos, agresiones verbales, amenazas, miradas lascivas, golpes, fotografías y grabaciones no consentidas e intentos de secuestro, entre otros.

Y en la misma línea justificaron la realización de este trabajo: "Por esto consideramos que mapear los relatos de la ciudadanía, va a visibilizar las situaciones de acoso y abuso, localizarlas y reunirlas en un mapa interactivo de construcción colectiva para prevenir futuras situaciones y gestionar políticas públicas que impliquen una solución a estas problemáticas. Por otro lado, advirtieron que los datos se van subiendo una vez por mes, por lo que puede tardar un tiempo poder ver las experiencias subidas en la página.

Fotografía: Archivo MIAA Santa Fe

Uno de los logros con la visibilización del mapa, fue que se sancionó una ordenanza en el Concejo Municipal de Santa Fe para que el municipio prevenga y sancione el acoso sexual en espacios públicos. Riego observó: "tener una ordenanza que defina y tipifique el acoso callejero es algo positivo porque avala la lucha ya que lo que no se nombra, si no está escrito parece que no existiera o que nadie va a hablar de eso. Nos parece importante las instancias de capacitación y la articulación con organizaciones civiles porque tienen la voz de la ciudadanía que se plantean. Vemos flojo el tema de las sanciones porque acompaña hasta la instancia de denuncia ya que, según nos explicaron, el municipio tiene una traba respecto de aplicar sanciones porque necesitás probar la falta que estás denunciando por ejemplo con una foto o un video, como en el caso de las multas de tránsito, pero para denunciar acoso sexual callejero, tal como sucede en todas las ordenanzas que ya funcionan en otras ciudades del país, la víctima no debería tener que demostrar nada".

 


 icon-asterisk
Si vos o alguna mujer que conocés sufre violencia de género comunicate al 144, es una línea telefónica nacional gratuita que brinda contención, información y asesoramiento.

 

X