-DestacadasViolencia machista

Condenaron a los entrenadores de Rincón por abusar de sus alumnos

Walter Sales Rubio, el entrenador a cargo de la escuela de triatlón, fue condenado a 50 años de prisión, el máximo aplicable a un abusador. A Sheila Arteriza le ordenaron 32 años de prisión, a Solange Areriza 16 años de prisión y a la madre, Alicia Reina, le dieron 14 años de reclusión. 
Thamina Habichayn 
Autora: Thamina Habichayn

La cadena de denuncias que permitió que muchos niños, niñas y adolescentes salieran del silencio, contaran su historia y denunciaran a los entrenadores abusadores de San José del Rincón, este jueves tuvo una respuesta excepcional de la Justicia. Se dictó un fallo histórico en nuestra provincia, por la gravedad de la causa y por los montos de las penas otorgados a quienes se identificó como culpables. Los jueces Leandro Lazzarini, Sebastián Szeifert y Pablo Busaniche decidieron condenar a Walter Sales Rubio, Sheila y Solange Arteriza y Alicia Reina por cometer diversos hechos de abuso sexual, con mayores y menores agravantes, contra 15 atletas que asistían a su escuela. 

Los fiscales Alejandra Del Río Ayala y Matías Broggi, que estuvieron a cargo de la investigación, remarcaron que "los cuatro condenados llevaron adelante sus conductas delictivas en un contexto de abusos sexuales sostenidos en el tiempo" e hicieron hincapié en que “estas condenas son un reconocimiento a las víctimas, después de tantos años de haber padecido estos hechos gravísimos y luego de haber tenido que estar en silencio durante mucho tiempo por condicionantes propios de las dinámicas de los abusos”. 

Por otra parte, los funcionarios del Ministerio Público de la Acusación (MPA) advirtieron que “si bien hoy conocimos las penas impuestas, aguardaremos los fundamentos de los magistrados para analizar los motivos por los cuales decidieron de la forma en la que lo hicieron”.

Autora: Thamina Habichayn

Carolina Walker Torres, abogada querellante que representó a la primera denunciante de lo entrenadores, indicó que “esta condena evidencia que este tipo de hechos ya no se toleran en la sociedad y deben ser analizados por la Justicia en clave de género, pero también demostró que se van a investigar y a penar severamente”.

Abril, familiar de una de las sobrevivientes, destacó que la justicia actuó como corresponde y que “le dio tranquilidad a las víctimas que durante mucho tiempo hicieron silencio y hoy logran un nuevo comienzo”.  

Leer también »  Sentencia para los entrenadores de Rincón: las claves del juicio

Walter Sales Rubio

Quien estaba a cargo de la escuela desde un principio era Walter Sales Rubio, reconocido en Rincón por su trayectoria y la de su familia en el deporte. El hombre vivía o permanecía durante varios días en la casa de Alicia Reina y sus hijas, desde que las mujeres eran pequeñas, incluso menores de edad. Él fue parte de la mayoría de los hechos denunciados por los sobrevivientes y quien, de alguna forma, comenzó y sostuvo los abusos entre 2006 y 2021. El hombre recibió la pena de 50 años de prisión por cometener 16 hechos delictivos contra 15 niños, niñas y adolescentes. 

Según lo que investigaron los fiscales Matías Broggi y Alejandra del Río Ayala, aprovechándose de su figura de autoridad y de la admiración entre sus alumnos, Sales Rubio abusó de manera reiterada y durante períodos largos  de los alumnos de su escuela. 

Lectura de la sentencia. Autora: Thamina Habichayn

El abogado defensor Juan Bautista Fossa había solicitado la absolución de Sales Rubio indicando que se trataban de “falsas denuncias” y sosteniendo que la investigación “no había sido rigurosa”. Sin embargo, los jueces hicieron lugar al pedido de los fiscales y de los abogados querellantes, ortogándole la condena por las calificaciones penales y los montos solicitados. 

Los delitos por los que se lo condenó fueron los siguientes: 

- coautor de abuso sexual con acceso carnal agravado (por ser encargado de la educación y por la participación de dos o más personas), en concurso ideal con promoción a la corrupción de menores agravada (por ser encargado de la educación), cometidos en reiteradas e indeterminadas oportunidades contra 10 víctimas;

- coautor de abuso sexual con acceso carnal agravado (por ser encargado de la educación, por la participación de dos o más personas y por la participación de un menor de edad), en concurso ideal con promoción a la corrupción de menores agravada (por tratarse de encargado de la educación y por la participación de un menor de edad), cometidos en reiteradas e indeterminadas oportunidades contra una víctima;

- autor de abuso sexual gravemente ultrajante agravado (por ser encargado de la educación y por la participación de un menor de edad), cometido en una oportunidad contra una víctima;

- autor de abuso sexual gravemente ultrajante agravado (por ser encargado de la educación), cometido en una oportunidad contra una víctima;

- autor de abuso sexual simple agravado (por ser encargado de la educación), cometido contra dos víctimas.

“La condena a 50 años de prisión es el monto máximo posible que prevé el Código Penal para delitos que no tienen la pena de prisión perpetua”, explicaron los fiscales y destacaron que “desde el inicio del nuevo sistema procesal penal, es la primera vez que se impone una pena de este monto en la provincia de Santa Fe”.

En tanto, la querellante Walker Torres valoró que “es la primera vez que participo de un juicio en el que se aplica el máximo legal para un abusador” y aclaró que la pena alta se debe a diversas cuestiones acreditadas, entre ellas la estructuración de los delitos, la sistematizacion, la serialidad, la manipulacion, la violencia, la multiplicidad y que “los abusos se llevaron adelante por mucho tiempo utilizando el prestigio en la comunidad que tenía como entrenador y la confianza que generaba”. 

Leer también »  Ahora que hablamos de violencia sexual hacia las niñeces

Las dos hermanas condenadas 

Sheila y Solange Arteriza son hermanas y fueron condenadas como coautoras de varios de los hechos de abuso sexual. Para ambas habían solicitado la absolución que no fue concedida. Los jueces hicieron lugar a los pedidos de fiscalía y la querella sobre las calificaciones penales, pero disminuyeron los montos de las penas

Sheila fue la pareja de Sales Rubio y, según las acusaciones de la fiscalía y la querella, participó de delitos cometidos contra 10 alumnos de la escuela. El abogado defensor, Ignacio Alfonso Garrone, pidió la absolución de la mujer, justificó que “también fue víctima de violencia de género” y que, como los demás jóvenes, también fue obligada a tener relaciones con Sales Rubio y con los demás. 

A Sheila la condenaron a 32 años de prisión (ocho menos de los que pidió la fiscalía) ya que se la encontró responsable de los siguientes delitos -en concurso real entre sí-:

- coautora de abuso sexual con acceso carnal agravado (por ser encargada de la educación y por la participación de dos o más personas), en concurso ideal con promoción a la corrupción de menores agravada (por ser encargada de la educación), cometidos en reiteradas e indeterminadas oportunidades contra nueve víctimas;

- coautora de abuso sexual con acceso carnal agravado (por ser encargada de la educación, por la participación de dos o más personas y por la participación de un menor de edad), en concurso ideal con promoción a la corrupción de menores agravada (por tratarse de encargada de la educación y por la participación de un menor de edad), cometidos en reiteradas e indeterminadas oportunidades contra una víctima;

- autora de abuso sexual simple, cometido en reiteradas e indeterminadas oportunidades contra dos víctimas.

Solange es la hermana más chica y, prácticamente creció con Sales Rubio en su nucleo familiar. A la joven los fiscales y la querella le atribuían la coautoría de abuso sexual contra cinco jóvenes. En su caso, el abogado defensor sostuvo que era aún más clara su inocencia. “Se crió en un contexto de violencia de género, vulnerable y de manipulación ya que Sales Rubio estuvo en su casa desde que ella tiene conciencia”, destacó el abogado. En esa línea, se preguntó “en qué se diferencia la hermana menor de los demás denunciantes del entrenador que, al igual que ella, fueron obligados a llevar adelante los hechos”.

A pesar del pedido del defensor de la absolución de culpa y cargo de Solange, los jueces la condenaron a 16 años de prisión (ocho menos de los que pidió la fiscalía) como coautora de abuso sexual con acceso carnal agravado (por ser encargada de la educación y por la participación de dos o más personas), en concurso ideal con promoción a la corrupción de menores agravada (por ser encargada de la educación), cometidos en reiteradas e indeterminadas oportunidades contra cuatro víctimas.

Con respecto a ella, los fiscales habían pedido que quede en prisión preventiva hasta que la condena sea firme, ya que la joven fue imputada pero transitó todo el proceso en libertad. Sin embargo, los jueces no hicieron lugar a ese pedido y la joven continuará en libertad hasta que se haga efectiva la condena.  

Alicia Reina, la madre

Durante el juicio se debatió la coautoría de Alicia Reina en dos hechos de abuso sexual. Sin embargo, es importante destacar que varios de los delitos fueron cometidos en la casa de la mujer. El tribunal, decidió otorgarle 14 años de prisión (dos menos de los que pidieron los fiscales) por cometer los siguientes delitos: 

- coautora de abuso sexual con acceso carnal agravado (por ser encargada de la educación y por la participación de dos o más personas), en concurso ideal con promoción a la corrupción de menores agravada (por ser encargada de la educación), cometidos contra una víctima;

- coautora de abuso sexual gravemente ultrajante agravado (por ser encargada de la educación y por la participación de dos o más personas), en concurso ideal con promoción a la corrupción de menores agravada (por ser encargada de la educación), cometidos contra una víctima.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Periódicas (@periodicas.ar)