Violencia machista

Un adolescente detenido por el femicidio de Rincón

El cuerpo de María Carla Morel fue encontrado sin vida este lunes. Estaba golpeada, estrangulada y abandonada en un terreno baldío cercano a la Ruta 1.

Foto: Titi Nicola | CC-BY-SA-4.0

Este martes fue detenido un adolescente de 17 años en la localidad San José del Rincón, con posible vinculación con el femicidio de Carla Morel. Se le secuestraron ropas con sangre y un teléfono celular que podría pertenecer a la víctima. El detenido y la víctima son vecinos de la misma zona.

La fiscalía está llevando la investigación y peritando los elementos secuestrados y declaraciones, manifestaron desde el Ministerio de Seguridad de la provincia. Por la edad del detenido, las actuaciones pasaron a la órbita de la justicia de Menores, la que ordenó que el joven permanezca aprehendido, que sea identificado, y que su situación procesal sea resuelta durante el curso de esta mañana de miércoles.

María Carla Morel, de 46 años, fue golpeada, estrangulada y abandonada en un terreno baldío de Barrio Acería, cercano a la Ruta 1 y a sólo 150 metros de su vivienda. Vecinos de la zona hallaron el cuerpo durante la siesta del lunes. Desde ese momento, personal policial trabajó en el lugar, bajo las órdenes del fiscal Gonzalo Iglesias.

Ni una Menos

En el Martes Verde organizado ayer por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito en la Plaza del Soldado de Santa Fe, integrantes de la Mesa Ni Una Menos Rincón condenaron el hecho: «Carla no apareció muerta, a Carla la mataron, por lo tanto alguien es responsable. Repudiamos la inacción a la hora de investigar, queremos que esto no quede impune».

«Cuando a un hombre es víctima de un robo o hurto en la vía pública no lo estrangulan con el cordón de una zapatilla, no le bajan la ropa interior ni le pegan con un ladrillo en la cabeza hasta quitarle la vida. Por eso es femicidio, y por eso pedimos justicia».

 

La voz de las hermanas de Carla

La familia de Carla Morel organizó y participó ayer de una marcha en pedido de seguridad, justicia y esclarecimiento del crimen. Fue realizada frente a la casa de la víctima, donde tenía una verdulería.

«No sé qué hay detrás de esto, eso lo tendrá que averiguar la policía. Lo único que quiero es que se ocupe y que esto no sea un caso más, que no vuelva a pasar, que la gente nos acompañe para tener más fuerza y darnos fuerzas a nosotros para poder estar», manifestó una de sus hermanas. «Hace un rato vinieron y nosotros fuimos a buscar el celular, nos dicen que nosotros contaminamos el lugar. Ellos en su momento cuando vinieron tendrían que haber cerrado todo y haber dejado a un policía, aunque sea en la casa y en este lugar donde la mataron de la peor forma», declaró.

«Quiero que esto no vuelva a pasar, que realmente no le pase a nadie, porque yo me sentaba en el televisor a mirar y veía estas cosas, millones de casos, y a veces uno piensa que a uno no le va a pasar.».

Consultada acerca de la relación de Carla con su pareja, relató que «se llevaban muy mal, la maltrataba. No nos podíamos meter mucho, ella vivía muy lejos, nosotros en pleno centro de Rincón. No teníamos mucho contacto.»

Las hermanas explicaron que al no haber guardia policial, la pareja de Carla «vino, sacó el auto, se llevó hasta la plata de la verdulería que tenía mi hermana, lo único que quedó es la moto de él. Fue él quien la encontró, no lo acuso, pero tenían el sospechoso y lo largaron».