-ActivismosDestacadas

En casa, pero aún despiertas

A cinco meses del estallido social en Chile y en épocas de pandemia, artistas realizan murales virtuales para crear consciencia y así seguir escribiendo su historia. Tiempo antes inundaban las calles con sus intervenciones y relataban a Periódicas cómo las paredes se transformaron en vitrinas para sus denuncias y demandas sociales.

Autora: Caro Robaina

Hay una historia que refiere al registro de la cotidianidad que funciona como decorado para la histografía oficial, es decir un relato escrito por el poder, un poder varón, blanco, cis de clase alta, los llamados vencedores. La otra historia se encuentra casi siempre silenciada por los medios de comunicación y por una mayoría que nos quiere tontes y dormides. Está en las protestas en las calles, en las letras de canciones, en una batucada, una pintada, un poema, en mil rostros, mil nombres y mil historias que forman una, y está viva.

El 18 de octubre de 2019 el pueblo chileno salió a las calles a manifestarse contra 30 años de injusticias. Es un movimiento social sin precedentes en el país, que comenzó con jóvenes protestando por el costo del metro y aún continúa.

Durante todos estos meses, se realizaron sistemáticamente manifestaciones en distintos puntos del país. La llamada Zona Cero, en Santiago de Chile, ha llegado a concentrar a más de un millón de personas. En ese contexto, cientos de artistas encontraron la forma de plasmar su lucha a través de afiches, murales, graffitis y técnicas de lo más diversas. Las paredes y muros fueron tomados como grandes lienzos para expresar las denuncias y demandas sociales de un pueblo que despertó.

#QuedateEnCasa

En tiempos de pandemia de coronavirus les artistas convocan a concientizar a la sociedad para quedarse en su casa, ya que el gobierno de Piñera recién decretó la cuarentena obligatoria ayer y cada día aparecen más personas infectadas.

“El gobierno ha tomado una sola medida drástica que consiste en un toque de queda de 22 a 5 de la mañana. Es súper ridículo, porque ¿quién va a salir a la calle a esa hora? La gente sigue yendo a trabajar, muchos están obligados a hacerlo. Los sistemas de transporte están completamente colapsados. No se toma ningún tipo de protocolo” relata a Periódicas Paloma Rodríguez, una artista plástica que vive en Santiago de Chile. El toque de queda total y obligatorio recién fue decretado el 25 de marzo de 2020, siendo que el primer caso de coronavirus lo tuvo el mismo día que Argentina. Además, Chile es el tercer país de la región con mayores casos, luego de Brasil y Ecuador.

Cabe destacar que las manifestaciones sociales cesaron completamente desde que el Covid-19 llegó al país. “La gente ha sido tan responsable que dejaron de ir a manifestarse. Hicimos una ‘pausa’ para cuidarnos entre todos”, dice Paloma y denuncia que los medios locales no han hecho mención al respecto. “Salen otras noticias, y esto es súper relevante. Demuestra que la ciudadanía es más responsable que el gobierno”.

La propuesta es muy clara: quedate en casa. “Hay personas que si no van a trabajar, las despiden, entonces, los que pueden, por favor quédense en casa” implora Paloma y se suma al pedido de numerosos actores sociales.

“Con un grupo de artistas estamos haciendo un sistema de murales virtuales. A partir de herramientas digitales queremos crear consciencia. Nos encantaría hacerlos de manera física pero la idea es resguardarse y cuidarnos entre todos. Terminamos el primero y seguramente se realizarán más” cuenta Paloma.

Con respecto al panorama a futuro, la artista dice “no sé cómo va a seguir esto ahora, porque los próximos meses seguramente vamos a estar con distanciamiento social. Creo que ahí tendremos que utilizar la tecnología para seguir comunicando”.

Mural virtual realizado colaborativamente por @mr_owl_art, @pikoenelojostencil, @palomarodriguez.cl, @sebarayart, @maurogoblinstencil, @periodistafurioso, @lologongora, @murcielagatoficial y Taller de Gráfica Anfiteatro Cortijano

Una gran vitrina colectiva

Cuando aún se podía habitar las calles, el espacio público chileno se veía muy distinto. “Estos cinco meses la ciudadanía tomó las calles como una gran vitrina y como un medio de comunicación ya que la prensa, la tv y los periódicos no decían lo que realmente estaba pasando. Estaban tergiversando la información. El empoderamiento en las calles y tomar los muros para manifestarnos va a durar por un largo tiempo. Ha sido un largo despertar para la ciudadanía, en todo sentido”, dice Paloma.

Con el arte como herramienta de manifestación, muchísimos artistas sintieron la necesidad de salir a las calles a manifestarse. "Había muchos artistas que como yo no hacíamos arte público y nos conocimos en la calle. De a poco fuimos estableciendo redes, nos empezaron a contactar y convocar a asambleas, se empezaron a abrir otras instancias a medida que íbamos siendo más conocidos. Ahí se empezó a crear algún tipo de camadería, y ahora ya estamos mucho más organizados” cuenta Paloma y agrega que antes de la cuarentena, lograron realizar una primera muestra colectiva en un museo.

El arte como responsabilidad social

“Sentir el arte es expresarse y tiene que tener para mí un ideal”, expresaba a Periódicas Varinia, una profesora de música mientras pintaba una pared en calle Alameda, donde se encuentra el Centro Cultural Gabriela Mistral (GAM). “Al final es lo que sale de nuestro interior para expresar y quitarnos toda esta rabia, es algo que no es violento y que transmuta todo lo que está aquí pasando. Estamos convencidos que las movilizaciones van a seguir y por eso van a seguir las expresiones artísticas, por diferentes medios, la danza, la marcha desde siempre, las batucadas. Algunas personas piensan que son sinónimo de alegría, de carnaval, de fiesta, pero en el fondo es una cultural que viene desde la represión africana, de los esclavos que llegaron a América. Entonces, también es un sonido de lucha, de batalla y de resistencia”.

Varinia, profesora de música | Autora: Caro Robaina

Por su parte, Paloma expresa que “uno como artista tiene responsabilidades y tiene una plataforma, no puede ser indiferente. Somos personas sensibles conectadas con la sociedad y con lo que nos rodea. Por lo tanto si está pasando algo grave como abusos de poder uno no puede mantenerse callado frente a eso”. Al mismo tiempo, agrega: “lo que hago con mis murales es dar mi opinión, digo lo que pienso. Lo plasmo de una manera que sea sensible y no violenta. Para que la gente que lo vea pueda reflexionar y se cree un diálogo, y se pregunte ¿qué está pasando?,¿por qué está pasando?, ¿qué podemos hacer al respecto?”.

Mujeres en la trinchera

Con respecto al origen del movimiento social, Valiria lo relaciona con el movimento feminista, "cuando las mujeres decidieron empoderarse y salir a protestar”. La artista explica que en Chile hay una tasa muy alta de femicidio y detalla: "hace poco a un amigo le mataron la hermana, ella era artista e iba a una corporación cultural a hacer sus talleres. La agarraron unos tipos, unos desgraciados, la violentaron y la mataron. Entonces está más cerca de lo que uno cree, y eso es horrible porque no tenemos la seguridad de salir a la calle, sin pensar que alguien nos puede matar”.

Con el desafío permanente de visibilizar lo ausente, los murales de la Zona Cero gritan consignas de feminismos disidentes. El repudio a la violencia machista está encarnada en mensajes contra los "pacos" pero también hay consignas en rechazo a los mensajes que dan los medios hegemónicos sobre el consumo de los cuerpos.

Claudia Amigo, de la Agrupación Lesbomarentales de Santiago se refirió a la violencia que viven mujeres, lesbianas, trans y no binaries: "Chile atropella los derechos humanos día tras día. Hemos estado viendo cómo hay más de 25 mil personas que han pasado por detenciones legales e ilegales, detenciones muy oscuras. Más de 400 personas con mutilaciones oculares, mujeres que han sido violadas, más de 197 denuncias contra estos pacos desgraciados, sádicos. Tienen el permiso de este gobierno con un acuerdo de paz que se pactó suciamente entre cuatro paredes para seguir haciendo lo que están haciendo ahora". Esta realidad se ve reflejada en las paredes, donde una policía perversa, los carabineros, persiguen a mujeres jóvenes, incluso menores de edad.

Mural de @lologongora

Acerca de las diferentes manifestaciones del arte, Valiria cuenta que “hay muchas cantautoras y letras combativas, moviéndose siempre desde las bases, teniendo lugares libres de humo y alcohol para que los niños puedan disfrutar de distintas actividades culturales”. Con respecto al grupo Las Tesis, que con su performance "Un violador en Tu Camino" viralizaron el mensaje de denuncia por todo el mundo, manifiesta que es momento de darse cuenta de "hay que cambiar las convicciones sociales. Ya basta de abusos y no sólo para las mujeres, si no para los ancianos, los niños y toda la sociedad. Estoy muy orgullosa de mi país y de las personas que lo componemos porque por fin se dieron cuenta de que no podemos más, son 30 años de injusticia, porque acá nunca llegó la verdadera democracia”, concluye Varinia.

Leer también »  El violador eres tú

Testimonio de Paloma Rodríguez

X