DerechosDestacadas

Faltan periodistas mujeres en los medios locales

Un relevamiento de Periódicas arroja que del total de la planta de trabajadores en espacios periodísticos, sólo el 30 por ciento es ocupado por mujeres. En el Día de los y las Periodistas, reivindicamos nuestro derecho a participar de los medios en proporción y condiciones igualitarias.

Foto: Titi Nicola | CC-BY-SA-4.0

Los medios de comunicación pueden ser, a menudo, similares a trincheras de guerra. La ley del más fuerte, los amiguismos varoniles y una perversa tradición de entender al maltrato como sinónimo de éxito profesional son algunas de las frecuentes dificultades que atraviesan las trabajadoras de prensa en sus espacios de trabajo. A ese contexto, se suma una baja representación en los lugares de exposición para dar noticias y de producción de contenidos. Según un relevamiento de Periódicas sobre 11 medios masivos locales, sólo un 30 por ciento del total de la planta de trabajadores es ocupado por mujeres y no hay ninguna persona trans o travesti en esos espacios.

Entre la crisis de la industria de la información a nivel internacional por los cambios en los modos de producción que generan las plataformas digitales, y la economía nacional del país en consonancia con la ausencia de una ley de medios que asegure pluralidad de voces, a las mujeres les cuesta cada vez más mantener o acceder a puestos periodísticos. Si se compara con un relevamiento realizado por la agrupación Periodistas Feministas de Santa Fe durante el 2018, el cupo femenino era de 41 por ciento, dato que indica una preocupante situación de pérdidas de puestos de trabajo para las mujeres.

Prensa escrita

Los dos grandes medios son El Litoral y UNO Santa Fe en la capital provincial. En el primero, que cuenta con varias versiones en papel y el portal digital, hay 37 varones y 11 mujeres en sus funciones actualmente en la redacción, de las cuales dos tienen cargos jerárquicos. Además, hay tres corresponsales varones.

Por su parte, el Uno Santa Fe sufrió la reducción de la planta de trabajadores y de trabajadoras desde el cierre al papel hace dos años. De 70 empleados en 2013 –donde había un cupo que superó el 45 por ciento–, pasaron a un poco más de 30 en 2019. En la actualidad, sostenidos sólo como formato digital y un programa de radio, los empleados que realizan tareas específicamente periodísticas son 12 personas de los cuales 10 son varones y 2 mujeres. Además hay tres trabajadoras de prensa en la redacción que realizan tareas de diseño y corrección.

En esta línea, las mujeres en roles de prensa no superan el 24 por ciento en promedio de estos medios líderes en la región.

Asimismo Pausa, el medio cooperativo de Santa Fe en sus versiones de papel y digital, tiene una planta fija de 19 personas de las cuales 12 son varones y siete son mujeres. Si bien no alcanza a llegar a tener un número que se acerque a la paridad, es el más alto con un 37 por ciento de mujeres y todas sus coberturas cuentan con perspectiva de género.

Radio

En cuanto a los puestos de trabajo de las dos radios de amplitud modulada de la ciudad, en LT10 – radio de la Universidad Nacional del Litoral– hay un total de 64 puestos de trabajo, de los cuales el 66 por ciento están ocupados por varones y el 34 por mujeres. Los lugares de poder de decisión los tienen sólo hombres. El único espacio de la radio en que hay una paridad es en las producciones de programas. Del total de trabajadoras, en su mayoría, realizan tareas vinculadas a redes sociales y escrituras de notas web que no llevan firmas. Del total de personas que salen al aire 29 son varones y sólo 7 son mujeres, dejando una representación de voces del 81 por ciento para los primeros y de 19 por ciento para las segundas.

En el caso de LT9, hoy de un total de 34 trabajadores, solo siete son mujeres. Dos de ellas escriben en el portal de noticias web junto a diez compañeros varones y cinco son locutoras. En los cargos de decisión como en el directorio, la dirección de contenidos o las jefaturas de sección los lugares los ocupan los hombres.

En cuanto a las frecuencias moduladas, Aire de Santa Fe tiene un cupo del 37,5 por ciento de mujeres en tareas periodísticas. En este sentido, las 12 trabajadoras se encuentran realizando labores en el portal de noticias o en el aire, y en las tareas técnicas hay seis personas, todos varones. En Radio Nacional en las noticias son siete comunicadoras, locutoras o productoras y diez hombres. En cuanto a la técnica son diez, todos varones.

La Radio Sol es el medio de comunicación masivo de este relevamiento que cuenta con la más baja representatividad del cupo femenino, con un 19 por ciento. Hay una sola mujer que sale al aire que es locutora, dos productoras y tres redactoras.

Foto: Titi Nicola | CC-BY-SA-4.0

Televisión

Con respecto a los medios televisivos que marcan agenda a través de la producción de noticieros, en la señal Telefé Santa Fe trabajan cinco hombres y cuatro mujeres en tareas periodísticas, bajo la jefatura de un varón. Si bien el cupo femenino entre periodistas parece alentador (del 44%), es de destacar que trabajan en tareas técnicas 30 hombres y una mujer que se desempeña como maquilladora (un cupo del 3%).

Por su parte, en Cable y Diario trabajan en el noticiero 4 varones y 3 mujeres (42% de participación femenina).

Con respecto a la 5RTV, el canal público de la provincia, se encuentran trabajando 18 mujeres y 32 varones para los tres noticieros, es decir que hay un 36 por ciento de participación femenina. Nuevamente la gran diferencia está en las tareas técnicas ya que por ejemplo una sola mujer se desempeña como camarógrafa

Precarizadas y subrepresentadas

No es novedad que las políticas de ajuste y la precarización laboral golpean más fuerte a las mujeres. La dedicación y disponibilidad laboral plena perjudica el acceso a las identidades femeninas, quienes en su gran mayoría tienen a su cargo las tareas de cuidado en la sociedad. Esto se visibiliza no solo en la baja cantidad de mujeres sino más aún en su casi nulo acceso a cargos de poder.

En los cargos que sí ocupamos, la sobreexigencia y doble vara en requerimientos estéticos están a la orden del día: «No queremos pasar por horas de maquillaje y peinados, no queremos sugerencias sobre el tipo de ropa que usamos o debemos usar», manifiesta la colectiva Periodistas Feministas. «Podemos investigar, analizar y opinar de lo mismo que los varones: política, economía, deportes, cultura, y no sólo sobre temas de género. Podemos ser operadoras, sonidistas y camarografas. Podemos dar los datos del clima y las vías de contacto, así como también pueden hacerlo nuestros compañeros. El ninguneo, la condescendencia, el paternalismo y el ‘mansplaining‘ también están presentes en las redacciones y estudios, en nuestra actividad diaria«.