ActivismosDestacadasGoces

Barbi Recanati: Enojo productivo y nuevos espacios

En la previa a su presentación en Arroyo Leyes, Barbi Recanati habló con Periódicas. Las mujeres en la música, su investigación sobre la materia, los espacios y Goza Records son algunos de los temas a los que se refirió.

Barbi Recanati llegó a Arroyo Leyes el sábado 9 de marzo como invitada especial en el Festival Son Horas Sororas, organizado por la colectiva de mujeres de la localidad. Con el sol pegándole en la cara y sin dejar de atender a su  pequeño hijo, habló sobre la importancia de espacios como ese que la tendría en el escenario. “Hoy me pasa que tocar en un lugar rodeada de hombres se me vuelve un poco hostil y me desestimula bastante. Tengo muchas ganas de que las bandas que haya antes o después tengan integrantes pares, que haya mujeres, lesbianas, no binaries, trans. Me hace sentir mucho más cómoda con lo que tengo que decir y con lo que tengo ganas de hacer que si está lleno de hombres”.

Barbi Recanati en Arroyo Leyes
Autora: Titi Nicola | CC-BY-SA-4.0

A casi dos años de poner fin a su etapa al frente de Utopians, Barbi encara una propuesta musical personal. “Hice un EP el año pasado e hice canciones nuevas que vamos a presentar en Lollapalooza el 31 de marzo. Y creo que voy a hacer un disco…o no, tal vez haga otro EP. El hecho de encarar el proyecto con mi nombre, también me libera el camino al no tener tantos planes o proyectos a mi alrededor”. Su momento actual se enlaza con lo social y, entonces, la energía que antes sólo ponía sobre el escenario hoy se extiende también a otros ámbitos. Así, aparecieron en la charla la participación en Goza Records y su exitoso podcast Mostras del Rock

Goza y los cupos

Goza Records es el sello que Recanati gestiona junto a Futurock y con el que se impulsan proyectos que tienen mujeres al frente a través de 12 grabaciones por año. Allí, ella oficia de curadora en un terreno que la muestra convencida y auspiciosa. “No quiero hablar de otros géneros pero en relación con el rock, contracultura, música urbana, pop y electrónica, tal vez haya más hombres instrumentistas pero si lo que te interesa es el mensaje, la performance, la honestidad, la frescura, la originalidad, el 95% de las cosas buenas que están pasando está totalmente de la mano de las mujeres, lesbianas, trans y no binaries”.

El tema ley de cupos y sus críticas flotaban en el aire hasta que se convirtieron en pregunta concreta. “Tengo una opinión similar a la que tengo con la legalización del aborto», respondió Recanati. «Creo que la ley es necesaria y solo apunta a un espacio mejor que en el que ya estamos. Pero también creo que es muy necesario un debate profundo”.

Aún desde una posición favorable a la ley, Barbi manifestó cierto temor a que el cupo sólo favorezca a una minoría. Respecto a las objeciones a su implementación, sostuvo: “Decir que no hay artistas mujeres suficientes para completar el cupo es ignorancia y hoy esa ignorancia parte del desinterés”. No desestima la importancia de los grandes festivales y valora la actuación consciente en ellos. “Todos los espacios tienen que ser ocupados. Lo que hizo Eruca Sativa en Cosquin a mí me pareció super sano, productivo y sororo”. Pero si algo subrayó en toda la entrevista es la necesidad de crear nuevos ámbitos, inclusivos y feministas. “Es muy necesario empezar a inventar nuevos espacios, lugares y contextos donde hacer arte, porque si dependemos de los grandes productores y los grandes festivales, que están siempre liderados por hombres cis, por más ley de cupos que haya, cuando estés ahí te vas a sentir mal”. Segura de la senda elegida, afirmó. “Yo creo que el camino del activismo y de crear nuevos espacios y no frustrarnos por no entrar en esa fiesta a la que nadie nos invitó va a generar algo mucho mejor que ellos (en referencia a los grandes productores) tarde o temprano van a querer imitar”.

Barbi Recanati en el Fetival Son Horas Sorororas
Autora: Titi Nicola | CC-BY-SA-4.0

Mostras, el pasado y el enojo

Barbi Recanati realizó una investigación sobre las mujeres pioneras en el rock anglosajon -y algunas locales-, sus historias y carreras. El resultado fue Mostras del Rock un podcast de siete capítulos que hizo para Futurock y que hoy está en Spotify. “Para mi es súper importante recordar siempre a las personas que pelearon para que podamos tener la voz que tenemos hoy, tanto en lo musical como en lo humano y político”.

Esa búsqueda acompañó su estudio, un proceso que la puso frente a historias importantes que fueran invisibilizadas. A saber, por ejemplo, que muchas mujeres dejaron la música al ser madres para volver, eventualmente, una vez que sus hijos llegaron a la adultez o que hubo también quien fuera obligada a abortar por una discográfica. “La maternidad es un rollo muy grande en este sistema en el que vivimos. No solamente no podes abortar si no que será castigado ser madre, laboralmente y artísticamente. Todas esas cosas me revolvieron mucho y me hicieron dar cuenta de que hay que enojarse para poder salir adelante; que no sirve la tibieza. Porque nos odian, de verdad nos odian. Dentro del sistema capitalista hay una decisión muy consciente de borrarnos, que lleva miles de años. Por eso, yo creo que el enojo nos va a llevar a un lugar muy productivo».